¡Madres modernas! Guía de compra de pañales ecológicos

Si eres como la mayoría de las futuras madres, seguramente el siguiente pensamiento ha pasado por tu mente: “quiero probar los pañales de tela, pero… parecen ser muy trabajosos”. O: “no soportaría estar tirando del número 2 al retrete”. O: “he escuchado que son igual de dañinos al medio ambiente que los desechables”.

La realidad es que los pañales de tela o ecológicos sí requieren más trabajo que solo tirar un pañal desechable a la basura, y quizás no sean la mejor opción para todas las familias. Pero gracias a los avances tecnológicos en el área de los bebés en general, puede que encajen contigo más de lo que crees.

Alternativa moderna

Los pañales de tela o ecológicos han estado presentes por mucho tiempo. Actualmente existen docenas de tipos de pañales de tela, desde los más tradicionales y los más avanzados con materiales absorbentes hasta alternativas híbridas con cubiertas lavables e inserciones desechables.

Comenzando

Antes de invertir tu dinero en alguna marca en específico, prueba una variedad de marcas y estilos para ver cuál es el que mejor le va al pequeño de la casa. Desde MaternidadFacil recomendamos la alternativa Pingo. ¿Dónde comprar pañales Pingo ecológicos? En su página Web puedes encontrar una gran variedad.

Una vez que tienes listo este punto, necesitarás entre dos a tres docenas de pañales ecológicos para un recién nacido, según Shannon Griffith, propietaria de Green Diaper Babies – un servicio de pañales ecológicos en Chicago, USA. Según tu pequeño vaya creciendo vas a necesitar menos.

Además, un detergente seguro para estos productos es muy necesario para mantener su capacidad absorbente, y lo mejor es escoger uno libre de suavizantes, antimanchas, y aceites.

Desbancando los malos conceptos

“Parecen dar mucho trabajo”

Aquí va un pequeño secreto: no tienes que ser una fanática. Algunos padres usan alternativas desechables en las primeras semanas de vida del bebé, y luego se pasan a la alternativa ecológica. Otros usan pañales de tela en casa y usan desechables cuando van de viaje. Algunos otros se inclinan por la alternativa híbrida, el cual combina lo mejor de dos mundos: una cubierta lavable que nunca entra en contacto con ningún fluido más una inserción biodegradable que no daña el planeta.

Cuando llega el momento de la lavada, puedes tomar el siguiente consejo: mete una carga a lavar durante cuando el bebé se duerma, luego llévalos a secar cuando sea la hora del alimento. De esta forma sientes que el trabajo no sea hace tan pesado.

“No quiero tener que estar tirando del número 2 al retrete”

¿Y a quién le gusta? Pero hay cubiertas que se parecen a un papel higiénico que lo puedes colocar directamente en el pañal, de forma que el trabajo se facilite. De forma tal que cuando tu bebé haga del número 2, tomes esa cubierta y la tires antes de poner el pañal a lavar.

Beneficios de los pañales ecológicos o de tela

Hay varios beneficios que incluyen:

Son efectivos: los diseños modernos de los pañales ecológicos son tan efectivos y cómodos como los desechables. Ya pasaron los días de los pañales de tela que eran incómodos e inefectivos.

Son reusables: los pañales desechables se usan una vez y terminan en un basurero con un montón más, y no son biodegradables. Si te importa el bienestar del medioambiente entonces apreciarás el hecho de que puedes usar pañales ecológicos una y otra vez antes de que tengas que cambiarlos.

Son económicos: a pesar de que requieren de una inversión un poco mayor, el costo se termina distribuyendo en el tiempo de uso. Incluso con el costo adicional de lavado, al final terminan siendo más económicos. Y si tienes pensado tener más de un bebé, se convierten en una opción aún más atractiva.

Son más saludables: los pañales desechables tienen químicos. Incluso la opción más “amigable con el medioambiente” contienen sodio poliacrilato (los cristales de la parte absorbente del pañal).

¿Cuántos pañales necesitas?

Tu bebé hará caca de forma que ni te imaginas. La cantidad de pañales que necesitas va a depender de la frecuencia de lavado. La cantidad mínima recomendada son 24 (y si tienes más de un bebé, dobla esa cantidad).

Si tienes las posibilidades, eleva la cantidad a 36 pañales. Muchas madres coinciden en que esta cantidad te aliviará la preocupación de andar lavando con más frecuencia.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA