Sexo durante el embarazo

sexo en el embarazo

El embarazo es un período de cambios físicos y emocionales, que pueden cambiar la visión que tanto la mujer como la pareja tienen del sexo.

En ocasiones, a las parejas les preocupa tener relaciones sexuales durante el embarazo, temen que estas pueden dañar al bebé o provocar un aborto. Con un embarazo normal, el sexo es seguro hasta en las últimas semanas. De hecho, algunos estudios sugieren que mantener relaciones sexuales durante el embarazo está asociado con un menor riesgo de parto prematuro. (1)

sexo en el embarazo

Debes tener en cuenta que…

El sexo durante el embarazo no daña al bebé. Este está protegido por la placenta y situado más arriba, es decir, no se puede tocar con el pene. Además, los músculos del útero ayudan a proteger el bebé.

Se puede tener sexo oral, pero debe asegurarse que su pareja no sopla aire dentro de su vagina, esto podría causar una embolia (obstrucción de los vasos sanguíneos por burbujas de aire). En este caso, tanto usted como su bebé pueden sufrir daños.

En cuanto al sexo anal, no se recomienda cuando una mujer está embarazada. Puede ser incómodo, especialmente si sufre de hemorroides relacionadas con el embarazo. El sexo anal podría ayudar a difundir las bacterias que causan las infecciones del recto a la vagina.

sexo en el embarazoA pesar de que el sexo durante el embarazo es seguro para la mayoría de las mujeres, en algunos casos de embarazos de alto riesgo deben ser más cautelosas y preguntar a su médico.

Se consideran embarazos de alto riesgo cuando existe alguno de los siguientes síntomas o situaciones (2):

  • Sangrado vaginal sin explicación
  • Historia de aborto involuntario o signos que muestren un posible aborto
  • Historia de parto prematuro
  • Problemas con el cuello del útero o la placenta
  • Embarazos múltiples

 

Primer trimestre

sexo en el embarazo

En los tres primeros meses los síntomas como las náuseas y vómitos que padecen la mayoría de las mujeres, pueden ser la causa de que estas no piensen ni sientan la necesidad de tener relaciones sexuales.

Por lo general, los senos aumentan de tamaño durante el embarazo, esto puede excitar a la pareja. Pero en ocasiones, están muy sensibles y tendrá que ser muy delicado a la hora de acariciarlos.

[quote_box_center]Durante este período usted podrá disfrutar de cualquier postura sexual, puesto que no han habido grandes cambios físicos.[/quote_box_center]

Hay que tener en cuenta que muchas mujeres pueden experimentar un sangrado durante las relaciones sexuales en este período. Esto se debe a que los capilares del cuello del útero, están más inflamados de lo habitual. No debe ser preocupante, pero se recomienda consultar con su médico, para descartar problemas mayores.

 

Segundo trimestre

sexo en el embarazo

En el segundo trimestre los síntomas habrán disminuido y se sentirá más activa y con más energía.

Su vientre comenzará a crecer, pero sigue siendo lo suficientemente pequeño como para mantener relaciones sexuales cómodamente.

[quote_box_center]Durante este segundo trimestre, es posible que aumente su deseo sexual.[/quote_box_center]

La vagina y el clítoris pueden estar más hinchados debido al aumento de flujo sanguíneo, lo que aumentará el placer a la hora de mantener relaciones sexuales. Por ello, muchas mujeres manifiestan tener mejores orgasmos durante el embarazo.

 

Tercer trimestre

sexo en el embarazo

Al final del embarazo el aumento del vientre y la preocupación por el momento del parto, puede reducir su interés por el sexo. Sin embargo, sigue siendo recomendable siempre que se adopten posturas seguras que no presionen el vientre de la madre.

Muchas mujeres prefieren las caricias y besos en este momento del embarazo.

 

Posturas

sexo en el embarazo

Las posturas sexuales deberán ir cambiando a medida que avanza el embarazo. Hacer mucha presión en el vientre puede resultar incómodo e incluso peligroso en los últimos meses.

A partir del cuarto mes, la mujer debe evitar acostarse sobre su espalda, porque el peso del vientre puede ejercer presión sobre los principales vasos sanguíneos. Es decir, posturas como la del misionero se deben evitar a partir del segundo trimestre.

A continuación, mostramos algunas posturas que son seguras durante el embarazo. Sea creativa y adopte las posturas con las que más cómoda se sienta y las que le resulten más placenteras, cada mujer es diferente.

  • Mujer arriba: una de las mejores posturas sexuales durante el embarazo es cuando la mujer está arriba. De esta manera, será ella la que controlará el ritmo y profundidad de las penetraciones y no sentirá presión en su vientre.
  • Cuchara: en esta postura los dos estarían acostados sobre el mismo lado, el hombre detrás de usted, desde donde puede realizar la penetración, sin que el vientre sea un inconveniente. Además, es una posición que requiere poco esfuerzo y puede ser ideal para las últimas semanas de embarazo, donde la mujer se sienta más cansada.
  • En la mitad de la cama: acuéstese dejando la parte inferior cerca del borde de la cama y los pies en el suelo. Su pareja puede colocarse de rodillas o de pie delante de usted.
  • La silla: para esta posición se debe poner de rodillas con las piernas ligeramente separadas. Usted estará encima, así que no recibirá presión en el vientre y podrá llevar el control de sus movimientos. Se trata de la postura tradicional en la que la mujer se coloca arriba (postura 1) pero añadiendo un pequeño giro para variar.
  • De pie: colocarse de pie, su pareja detrás de usted. El puede penetrar desde atrás y usted puede moverse empujando hacia él.
  • Vaquera: el nombre viene por la similitud de la posición a la hora de montar a caballo. El hombre se tumbará en la cama con las piernas colgando. Usted colocada encima de él, pero dándole la espalda y se inclina un poco hacia delante apoyando los brazos en los muslos de su pareja.
  • Arrodillados: se deben colocar ambos de rodillas, su pareja detrás. Usted se debe inclinar un poco hacia delante y él la penetrará por detrás. Esta posición permite repartir el peso del vientre y puede ser una buena alternativa a la postura del perrito.
  • Envolver: el hombre sentado en la cama y la mujer lo rodea con sus piernas quedando encima de él. Usted deberá moverse arriba y abajo.
  • Bala mágica: usted se acuesta en la cama con las piernas hacia arriba. Su pareja se arrodilla sobre la cama y la penetra sujetándole las piernas. El hombre es el que realiza los movimientos, así que es ideal para los días en los que la mujer se encuentra más cansada. Además, reduce la presión de los tobillos, ayudando a deshincharlos.
  • Arrodillado y sentada: su pareja deberá arrodillarse y usted se sentará en su regazo. En esta postura, usted podrá controlar los movimientos y el ritmo. Además, facilitará las caricias en tus senos.

 

Resumiendo
El embarazo es un momento maravilloso para ser creativo en las relaciones sexuales y mostrarse cariñosa con su pareja. Necesitarán hablar abiertamente sobre el sexo, de esta manera sabrán las posturas que le resulten incómodas y los miedos que tienen acerca de causarle daño al bebé. Siempre que tenga un embarazo normal disfrute del sexo siempre que lo desee, la hará sentirse mejor consigo misma y podrá compartir momentos de intimidad con su pareja.

Referencias

(1) http://umm.edu – Universidad de Maryland

(2) http://www.hpb.gov.sg – Gobierno de Singapur

http://www.newkidscenter.com

http://www.marchofdimes.org

www.mayoclinic.com

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA