Qué es la mastitis puerperal y cómo tratarla

mastitis

Las mastitis se da cuando se inflaman las glándulas mamarias. Esta puede aparecer durante el período de lactancia, se conoce como mastitis puerperal; o bien, en cualquier otro momento, llamada mastitis no puerperal. En este artículo nos centraremos en la mastitis puerperal.

Como señala Pedro Pinheiro en la web “Salud y síntomas”, se estima que hasta el 10% de las mujeres desarrolla un episodio de mastitis durante la lactancia. En la mayoría de los casos, esta ocurre en los tres primeros meses de lactancia.

 

Causas

mastitisLa causa de la inflamación de la glándula mamaria durante la lactancia se debe a la bacteria Staphylococcus aureus, en el 95% de los casos.

Esta bacteria penetra en el pecho a través de las grietas que se producen en el pezón, comunes en la lactancia, sobre todo durante las primeras semanas.

Además:

  • La acumulación de leche en los pechos, ya sea porque el niño no mama con regularidad o porque no  vacía el pecho completamente en cada toma, también puede causar inflamación en la glándula mamaria y provocar mastitis.

 

Otras causas pueden ser: el mal agarre del pecho por parte del bebé, frenillo corto del bebé, frecuencia de toma inadecuada o mastitis previas (Dr. Fernando Espinoza, Universidad de Azuay).

Hay otros tipos de mastitis causados por otros agentes etiológicos. Una de ellas es la mastitis subaguda, es decir la concentración bacteriana rebasa los límites biológicos y la presión que ejerce la leche sobre los conductos es mayor. Este fue el caso de Mari Carmen y Carmen, que cuentan su experiencia en sus blogs “Desvaríos de una madre” y “No soy una drama mamá”, respectivamente.

 

Síntomas

Algunos de los síntomas principales citados en la web “Salud y síntomas” son:

  • Endurecimiento y enrojecimiento de la mama.
  • Dolor.
  • Cansancio.
  • Escalofríos.
  • Fiebre (más de 38 ªC).

 

[quote_box_right]Por lo general, la mastitis puerperal afecta a un seno cada vez.[/quote_box_right]

Los síntomas aparecen de forma gradual y es importante vaciar la leche de los pechos en cada toma, para evitar la progresión de la inflamación.

Debes tener en cuenta que: 

  • Cuando la mastitis no es tratada, o bien, no evoluciona con el tratamiento indicado, pueden aparecer los abscesos (acumulación de pus en los tejidos). En este caso, es probable que el médico recomiende suspender la lactancia y eliminar el absceso con una pequeña cirugía, según explican en la web de la “Clínica Santa María”. 

 

Tratamiento

mastitisMuchas mujeres abandonan la lactancia materna si desarrollan mastitis, ya sea por el dolor o porque les preocupa que sus bebés sea infectados con alguna bacteria.

Sin embargo, la lactancia materna está indicada, y es una manera de tratar y prevenir la mastitis. Es el mejor método para extraer la leche de los senos.

[quote_box_right]No se debe colocar calor o frío directamente en la piel, es importante colocar un paño o compresa para no irritar o quemar la piel. [/quote_box_right]

También se pueden usar compresas o paños calientes sobre los senos para ayudar que la leche baje, antes de colocar el bebé en el pecho.

El frío después de amamantar también puede disminuir las molestias y el dolor de los senos.

Y además, se puede masajear la zona del pecho afectada con un cepillo de dientes suaves haciendo movimientos circulares.

En los casos leves, vaciar los senos puede ser suficiente. Pero cuando hay fiebre alta y otros síntomas, puede ser necesario el uso de medicamentos, como los antibióticos.

¿Qué debes hacer?

Desde la Asociación “Alba lactancia materna” recomiendan que, cuando se presentan los primeros síntomas es importante consultar con el médico o matrona. Estos pueden recomendar algún medicamento para bajar la fiebre y la inflamación. Además, de descansar y vaciar el pecho lo más posible. También, pueden aconsejar tomar probióticos, compatibles con la lactancia materna para que no afecten al bebé.

Si no se da una mejoría en un período de entre 24 y 48 horas, es probable que sea necesario tomar antibióticos. Es indispensable que se siga el tratamiento durante el tiempo indicado por el médico, ya que la mastitis podría empeorar y dar lugar a los abscesos.

 

Prevención

mastitisLa mastitis puede prevenirse si el amamantamiento es guiado de forma adecuada (Rosa Niño, matrona y docente de la Universidad de Chile). Las madres lactantes deben conocer el manejo eficaz de la lactancia, tanto para alimentar al bebé de forma correcta, como para mantener la salud de sus senos.

Para prevenir la mastitis es fundamental cuidar la piel de los senos para evitar la sequedad. Lavar los senos solo con agua y dejar que los restos de leche se sequen sobre los senos.

Además, para evitar que se acumule leche en los senos, se debe alimentar al bebé con regularidad y si no se vacía el pecho en la toma, la leche restante debe extraerse con un sacaleches manualmente.

 

Conclusión
Hay que estar pendiente a los primeros síntomas y tomar las medidas preventivas para evitar la mastitis y los abscesos. Esto puede ser doloroso y muchas madres abandonan la lactancia por este motivo. 
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA