Obesidad infantil

obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema grave y cada vez es más frecuente encontrar a niños con sobrepeso u obesos. Unos hábitos de vida poco saludable es una de las principales causas de la obesidad.

Es fundamental que toda la familia lleve una dieta equilibrada y saludable e incluir el ejercicio físico en las rutinas diarias. Los adultos deben dar ejemplo a los más pequeños de la casa para evitar la obesidad infantil y los problemas de salud que ella conlleva.

 

Definición

obesidad infantil

La obesidad infantil es una enfermedad grave que afecta a los niños y los adolescentes. Se produce cuando un menor está muy por encima del peso normal para su edad y altura.

La obesidad infantil es preocupante porque esos kilos de más que los niños comienzan a acumular pueden desencadenar en graves problemas de salud cuando sean adultos.

Además, de los problemas de salud, como la diabetes o la presión arterial, también aumenta la posibilidad de tener una autoestima baja y depresión.

En los últimos 30 años, el número de casos de obesidad infantil se ha duplicado. Por ello, es fundamental promover unos hábitos de vida saludable en los más pequeños para evitar ciertos problemas graves de salud que van asociados a la obesidad (1).

 

Síntomas

obesidad infantil

No todos los niños que tienen algunos kilos de más son obesos o tienen sobrepeso. La cantidad de grasa corporal que se acumula en los niños es diferente en las distintas etapas del desarrollo.

Por ello, es necesario que consulte con su médico, este puede ayudar a determinar si el peso de su hijo puede plantar problemas para la salud.

Cuándo consultar al médico

Si le preocupa el aumento de peso de su hijo es recomendable que consulte con su médico. Con ayuda de las tablas de crecimiento y el historial médico del niño, el médico puede determinar si el peso está en un rango saludable.

 

Causas

obesidad infantil

Cuestiones como el estilo de vida, poca actividad física y la ingesta de demasiadas calorías, contribuyen de forma directa a la obesidad infantil. Pero también hay algunos factores genéticos y hormonales que juegan un papel importante en esta enfermedad.

Algunas investigaciones recientes han encontrado que los cambios en las hormonas digestivas pueden afectar a las señales que le permiten saber a la persona que está llena y no tiene más hambre. Sin embargo, en raros casos la obesidad es causada por una condición médica, como un problema hormonal (2).

[pull_quote_center]”Mejorar la dieta y establecer unos hábitos de ejercicio es una de las mejores estrategias para evitar la obesidad”[/pull_quote_center]

 

Factores de riesgo

obesidad infantil

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de que los niños tengan sobrepeso:

 
1. La dieta.

Comer alimentos muy calóricos, como las comidas rápidas y los dulces, pueden causar fácilmente que el niño aumente de peso. Los refrescos y algunos zumos o postres envasados, también pueden tener alto contenido en azúcar y grasas.
 
2. La falta de actividad física.

Los niños que llevan una vida sedentaria son más propensos a ganar peso porque queman menos calorías. Actividades de ocio inactivas, como ver la televisión o jugar a video juegos, contribuyen a empeorar el problema.
 
3. Historia familiar.

Los niños con antecedentes familiares con sobrepeso, son más propensos a padecer obesidad infantil. Especialmente, en un entorno donde los alimentos de alto contenido calórico están siempre disponibles y no se promueve el ejercicio físico.
 
4.Los factores psicológicos.

Algunos niños comen en exceso para hacer frente a los problemas o las emociones, como el estrés. También pueden comer para combatir el aburrimiento, sobre todo si los padres tienen tendencias similares (3).
 
5. Los factores familiares.

Si en su casa los productos con alto contenido en calorías, como las galletas, dulces o refrescos, están siempre disponibles, es más probable que su hijo tenga fácil acceso a ellos y aumente de peso con facilidad. Si puede evitar comprar estos productos ayudará a que su hijo tenga un peso dentro de un rango saludable.
 
6. Los factores socioeconómicos.

Los alimentos que no se estropean rápidamente, como las comidas congeladas, galletas o dulces, a menudo tienen una gran cantidad de sal y grasas. Estos alimentos son con frecuencia más económicos y una opción más fácil y rápida que los alimentos frescos y saludables.

 

Complicaciones

La obesidad infantil puede tener complicaciones para el bienestar físico, social y emocional de su hijo.

 

Complicaciones físicas

1. La diabetes tipo 2 en los niños es una enfermedad crónica que afecta a la forma en la que se metaboliza el azúcar (glucosa). La obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

2. El síndrome metabólico, no es una enfermedad en sí, sino un conjunto de condiciones que pueden poner al niño en riesgo de desarrollar enfermedad del corazón, diabetes y otros problemas de salud.

Este conjunto de condiciones incluye la presión arterial alta, niveles altos de azúcar en la sangre, el colesterol alto y el exceso de grasa abdominal.

3. El colesterol alto y la presión arterial alta pueden ser producidos por una dieta pobre. Esto puede contribuir a que las arterias se estrechen y endurezcan, lo que puede provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral en el futuro.

4. El asma y otros problemas respiratorios. El exceso de peso puede causar problemas en el desarrollo y la salud de los pulmones del niño, lo que lleva a tener asma u otros problemas respiratorios.

5. Los trastornos del sueño, como la apnea, es una condición en la que el niño puede roncar o tener una respiración anormal durante el sueño. Esto puede ser una complicación en niños con obesidad infantil.

 

Complicaciones sociales y emocionales

obesidad infantil

La baja autoestima y la intimidación 

Los niños con frecuencia se burlan o intimidan a otros niños con sobrepeso. Estos tienen una baja autoestima y son más propensos a desarrollar una depresión.

Comportamiento y problemas de aprendizaje 

Los niños con sobrepeso tienden a tener más ansiedad y menos habilidades sociales que los niños con un peso normal.

Estos problemas pueden llevar a los niños a tener problemas de comportamiento, como interrumpir una clase o actuar de forma agresiva.

Depresión 

La baja autoestima puede crear sentimientos de desesperanza en algunos niños con sobrepeso. Estos sentimientos pueden llevar a un niño a la depresión, lo cual conlleva falta de interés por las actividades cotidianas, dormir más o menos de los normal o el aislamiento social.

La depresión es tan grave en los niños como en los adultos.

 

Pruebas y diagnóstico

obesidad infantil

Para determinar si el niño tiene obesidad el médico calculará el índice de masa corporal (IMC). Este índice ayuda a indicar si el niño tiene sobrepeso teniendo en cuenta su edad y altura.

También se puede usar una tabla de crecimiento, donde el médico puede determinar el percentil del niño, es decir, compararlo con otros niños de la misma edad y sexo.

Debido a que el IMC no tiene en cuenta ciertos factores, como la complexión del niño y la variación de los patrones de crecimiento entre un niño y otro, el médico también evaluará el historial médico del menor.

Se prestará especial atención a problemas de sobrepeso en otros miembros de la familia, diabetes causada por obesidad, los hábitos alimenticios del niño, el nivel de actividad y otras condiciones de salud que puedan estar relacionadas con el sobrepeso.

También es frecuente que el médico solicite un análisis de sangre del niño para conocer aspectos como el colesterol o niveles de azúcar en sangre.

 

Tratamientos

obesidad infantil

El tratamiento de la obesidad infantil dependerá de la edad del niño y de si tiene otras condiciones médicas. Por lo general, suele incluir cambios en la dieta y en el nivel de actividad física.

En algunos casos, también pueden ser necesarios ciertos medicamentos o cirugía para perder peso.

 

1. Tratamiento para niños con sobrepeso o ligeramente obesos

Si no existen otros problemas de salud, en estos casos el objetivo del tratamiento puede ser el mantenimiento de peso en lugar de la pérdida de peso.

De esta forma a medida que el niño aumenta su altura, pero no de peso, su IMC comenzará a disminuir y con el tiempo se situará en un rango saludable. Esta estrategia puede ser complicada para los niños obesos.

 

2. Tratamiento para los niños obesos

La pérdida de peso es recomendad para los niños obesos. Esta debe ser lenta y constante. El niño deberá llevar una dieta saludable y aumentar la actividad física.

 

3. Alimentación saludable

Los padres son los encargados de comprar los alimentos y cocinarlos. Por ello, son ellos los que deben cambiar ciertos hábitos.

A la hora de realizar la compra se deberán adquirir alimentos frescos, como frutas y verduras, y evitar alimentos como galletas, dulces y comidas preparadas, ya que estos tienen un alto contenido calórico. Es importante que nunca use la comida con recompensa o castigo.

También es necesario limitar las bebidas azucaradas, incluidos los jugos de frutas envasados. Estas bebidas aportan poco valor nutricional y muchas calorías.

obesidad infantil

Establecer un horario para las comidas y comer en familia. Evitar que el niño coma viendo la televisión o delante de un ordenador. Esto puede llevar a que coma rápido y pierda la conciencia de las cantidades que está comiendo.

Limite las salidas a restaurantes de comida rápida. La mayoría de las opciones en estos establecimientos tienen un alto contenido en grasa y calorías.

Sirva porciones adecuadas. Los niños no necesitan tanta comida como los adultos.

 

4. Actividad física

Si el niño no está acostumbrado, aumentar la actividad física puede resultarle muy duro. Sin embargo, es necesario para quemar calorías y bajar de peso. Además, el ejercicio físico fortalece los huesos y los músculos y ayuda a que los niños duerman mejor por la noche.

El ejercicio debe incluirse en la rutina diaria desde que son muy pequeños. Esto le ayudará a mantener un peso saludable durante todo su desarrollo y son más propensos a convertirse en adultos con buena salud.

Para aumentar el nivel de actividad del niño:

obesidad infantil

1. Limite el tiempo que pasa delante del televisor o del ordenador a no más de 2 horas al día, al igual que el tiempo que utilizar en realizar otras actividades sedentarias, como hablar por teléfono o jugar a vídeo juegos.

Es una manera de evitar que el niño pase muchas horas inactivo. No deje que el pequeño coma cuando realiza alguna de estas actividades sedentarias, puesto que es inconsciente de las cantidades que come.

2.La actividad física no tiene porque ser un programa estructurado de ejercicios, el objetivo es hacer que se mantenga en movimiento.

Actividades de ocio, como jugar en el parque o bañarse en la piscina, pueden ayudar a quemar calorías de una forma divertida. Deben realizar una actividad de intensidad moderada o intensa durante al menos una hora al día.

3. Buscar actividades que al niño le resulten atractivas. De esta forma ellos mismos propondrán realizarlas.

4. Si quiere que su hijo se mantenga activo, usted deberá dar ejemplo. Hacer actividades para toda la familia puede ayudar a que el pequeño se motive.

Evite que el ejercicio físico parezca una tarea obligada o un castigo.

 

5. Medicamentos

Existe un medicamento para bajar de peso en los Estados Unidos. Está aprobado para adolescentes mayores de 12 años, pero se desconocen los efectos que puede tener a largo plazo. Además, se cuestiona que dicho medicamento sea efectivo para perder peso y mantener dicha perdida (4).

Otros medicamentos, que el niño puede necesitar están relacionados con algunos problemas de salud desencadenados por la obesidad, como la diabetes.

Para todo lo relacionado con el uso de medicamentos, debe consultar con el médico de su hijo.

 

6. Cirugía

La cirugía para adelgazar es poco común en los adolescentes. Sin embargo, el médico puede recomendarla si el peso del menos representa una amenaza mayor para la salud que los riesgos de la propia cirugía. Por lo general, esta es utilizada cuando otros métodos no han funcionado (5).

La cirugía no garantiza que el menor vaya a perder todo el peso y que pueda aumentar de nuevo. Esta no reemplaza la necesidad de seguir manteniendo una dieta saludable y evitar una vida sedentaria.

Dado que los medicamentos y cirugías no son recomendados para los menores, los cambios en el estilo de vida pueden ser el mejor tratamiento para combatir la obesidad infantil.

 

Prevención

Hay ciertas medidas que se pueden tomar para evitar que el niño padezca obesidad infantil.

obesidad infantil

1. Un seguimiento médico del niño. Al menos una vez al año el niño debería realizarse una chequeo médico.

Durante esta visita el médico medirá y pesará al niño y determinará el IMC. Si este es alto, el médico le recomendará comenzar a realizar ciertos cambios en el estilo de vida del niño.

2. Dar un buen ejemplo. Si los padres comen alimentos saludables y hacer ejercicio de forma regular, es poco probable que el niño tenga problema de sobrepeso.

Los niños intenta imitar a los adultos y dar ejemplo es una manera de que el pequeño adquiera unos hábitos de vida saludable.

3. Evite usar la comida como recompensa o castigo y la lucha de poder relacionada con los alimentos.

4. Hacer hincapié en lo positivo. Fomentar un estilo de vida saludable mencionando los aspectos positivos que esto conlleva, como jugar al aire libre o la variedad de fruta fresca que puede comer durante todo el año.

También es importante que resalte los beneficios de realizar ejercicio físico regularmente.

 

Resumiendo
La obesidad infantil es un problema grave y por ello, es fundamental que los niños lleven una alimentación saludable y realicen ejercicio físico regularmente. Esto ayudará a evitar este problema y es más probable que tenga buena salud cuando sea adulto. Los padres deben dar ejemplo a sus hijos con un estilo de vida saludable e inculcarles la importancia de comer alimentos frescos, como las frutas y las verduras. Además, se debe evitar utilizar la comida como recompensa o castigo. 

Referencias

(1) http://www.cdc.gov/healthyyouth/obesity/facts.htm
(2) http://www.webmd.com/children/guide/obesity-children
(3) http://www.webconsultas.com/obesidad-infantil/factores-de-riesgo-de-la-obesidad-infantil-2270
(4) http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/childhood-obesity/basics/definition/con-20027428
(5) http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007508.htm

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA