La Amniocentesis – Una decisión personal

amniocentesis

La amniocentesis es un procedimiento que consiste en extraer líquido amniótico del útero. El líquido amniótico es el que rodea y protege al bebé durante el embarazo. Este líquido contiene células fetales, las que se han desprendido de su piel, las del intestino y la de los riñones, ya que el bebé vierte sus excreciones en este fluido. Estas células y otras sustancias, proporcionan información importante sobre la salud del bebé antes de nacer.

 

Por qué se realiza

La amniocentesis puede proporcionar información acerca de la composición genética del bebé. Se realiza para detectar algunos tipos de defectos congénitos, como el síndrome de Down.

Esta prueba presenta un pequeño riesgo para la madre y su bebé, por ello, se ofrece generalmente a las mujeres que tienen un riesgo significativo de enfermedades genéticas, incluyendo también los siguientes casos:

amniocentesis

  • Una ecografía anormal.
  • Antecedentes familiares de ciertas anomalías genéticas.
  • Un hijo o embarazo anterior con alteración cromosómica o problemas en el tubo neural.
  • Mujeres de 35 años o más. La posibilidad de tener un bebé con un defecto cromosómico incrementa con la edad de la madre. Por tanto, es una prueba que se recomienda a las mujeres de esta edad. Las anomalías cromosómicas en el feto pueden conducir a discapacidad intelectual u otros defectos de nacimiento como el síndrome de Down, siendo este el más frecuente. La probabilidad aumenta de tal manera que (1):

A los 35 años, la probabilidad es de 1 caso en 178.

A los 40 años, la tasa aumenta de 1 de cada 63.

A los 48 años, la proporción es de 1 en 8.

La amniocentesis puede detectar las siguientes condiciones cromosómicas en el bebé antes de nacer (2):

  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de células falciformes.
  • Fibrosis quística.
  • Distrofia muscular.
  • También puede detectar ciertos defectos del tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia.

 

Cuándo se realiza

amniocentesis

Por lo general, la amniocentesis se programa entre la semana 15 y 18 de embarazo. Sin embargo, también se puede hacer durante el tercer trimestre del embarazo para determinar si los pulmones del bebé son lo suficientemente maduros para nacer, o bien, para evaluar una posible infección en el líquido amniótico. Esto se hace cuando es necesario adelantar el parto por otras condiciones. Es importante saber si los pulmones del bebé están preparados para la vida fuera del útero.

Esta prueba es muy precisa, el 99,4% aproximadamente. Pero en ocasiones, puede que no se obtengan resultados fiables, debido a problemas técnicos, como por ejemplo poco líquido amniótico extraído. Aunque las probabilidades de identificación son altas, esta prueba no mide la gravedad de los defectos de nacimiento.

 

Riesgos

amniocentesis

Hay un pequeño riesgo de que esta prueba pueda causar un aborto involuntario, pero esto sucede en menos del 1% de los casos en los que se practica la amniocentesis. Debido a que existe ese pequeño riesgo, la mujer puede decidir no realizarse la prueba y seguir adelante con el embarazo.

Además, si el bebé se mueve cuando la aguja está dentro del útero puede sufrir una lesión. Estas lesiones por aguja son graves, pero poco frecuentes.

Puede haber pérdida del líquido amniótico una vez se haya finalizado la prueba. Esto sucede en raros casos y si esta fuga se detiene el embarazo puede seguir con normalidad (3).

Las infecciones en el útero causadas por la amniocentesis son muy raras, pero pueden suceder.

 

Cómo se realiza

amniocentesis

Para realizar la amniocentesis se limpia con un antiséptico una pequeña área del abdomen. Puede recibir un anestésico local para reducir cualquier molestia. El médico primero localiza la posición del feto y la placenta con un ultrasonido que le servirá de guía para determinar una ubicación segura para introducir la aguja.

Se inserta una aguja delgada a través del abdomen y el útero y se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico, entre 20 y 25 mililitros, de donde extraen y analizan los cromosomas. La mujer puede sentir calambres leves o molestias durante y después del procedimiento.

La prueba dura unos 45 minutos, aunque la extracción de líquido llevará menos de 5 minutos (4).

Cómo prepararse

Si la amniocentesis se realiza antes de las 20 semanas de embarazo, deberá tener la vejiga llena durante el procedimiento. Para ello, beba mucha agua antes de su cita. Pero si la prueba es después de las 20 semanas de embarazo, la vejiga debe estar vacía durante la amniocentesis.

Puede que su médico le pida que firme un consentimiento antes de que comience el procedimiento, ya que hay ciertos riesgos de los que debe ser informada con anterioridad.

Después del procedimiento

Después de una amniocentesis se recomienda guardar reposo en las próximas 24-48 horas, no levantar peso y evitar las relaciones sexuales. Después de este tiempo puede retomar sus actividades diarias a menos que el médico le indique lo contrario.

Se recomienda realizar un control ecográfico a la semana de haberse realizado la amniocentesis, para descartar que no haya habido ningún problema relacionado con la técnica (5).

Si presenta alguno de los siguientes síntomas después de haberse realizado la amniocentesis deberá acudir a su médico:

  • Pérdida de líquido persistente de su vagina.
  • Sangrado vaginal abundante.
  • Dolor abdominal o calambres uterinos que duran horas.
  • Fiebre.
  • Enrojecimiento o inflamación en la zona donde se insertó la aguja.
  • Actividad fetal anormal o falta de movimiento fetal.

 

Resumiendo
La amniocentesis es un método que no se considera peligroso, aunque hay que tener en cuenta de que existen algunos riesgos. Es una prueba que le permite a la mujer decidir sobre si continuar con el embarazo en el caso de que el feto presente alguna anomalía, como Síndrome de Down o problemas en el tubo neural. Al existir el riesgo de aborto involuntario tras realizarse esta prueba, será la mujer la que decida sobre si realizarla o no, por ello, es fundamental que su médico le informe bien sobre todo el procedimiento y los posibles riesgos que puede tener.

 

Referencias

(1) http://www.medicinenet.com/amniocentesis/article.htm
(2) http://www.webmd.com/baby/guide/amniocentesis?page=3
(3) http://www.mayoclinic.org/tests-procedures/amniocentesis/basics/risks/prc-20014529
(4) http://americanpregnancy.org/prenatal-testing/amniocentesis/
(5) http://inatal.org/el-embarazo/consultas/pruebas-diagnosticas-durante-el-embarazo/115-la-amniocentesis.html

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA