Los beneficios de la educación musical

educacion musical

La educación musical tiene múltiples beneficios para los niños. No es necesario que tenga grandes habilidades musicales para tocar un instrumento o pueda llegar a cantar en diferentes tonos, la música mejora algunas habilidades necesarias en otras áreas como las matemáticas o el lenguaje.

 

Mucho más que música

Algunas investigaciones han encontrado que el aprendizaje de la música facilita el aprendizaje de otras materias y mejora las habilidades que los niños utilizan en otras áreas. “La experiencia que los niños tienen con la música, cantando, escuchando o moviéndose, tiene un gran beneficio a medida que su aprendizaje se vuelve más formal”, así afirma Mary Luehrisen, directora ejecutiva de la NAMN, una fundación sin ánimo de lucro que promueve los beneficios de hacer música.

Hacer música implica algo más que la voz o las manos y dedos tocando un instrumento, cuando un niño hace música tiene que poner en práctica múltiples habilidades a la vez. Por ejemplo, tiene que escuchar, observar y mover varios músculos.

“Aprender música admite todo tipo de aprendizaje. No quiere decir que escuchar a Mozart te haga más inteligente, pero resulta un pasatiempo agradable y una actividad estimulante”. Dice Kenneth Guilmartin, cofundador de Music Together, un programa de desarrollo de la música en la primera infancia.

beneficios de la musica

 

Desarrollo del lenguaje

Hay que destacar el beneficio de la música en el desarrollo del lenguaje. Ya que cuando nos fijamos en niños de entre 2 y 9 años, podemos observar cómo se aprenden la letra de canciones, lo cual contribuye a aumentar su vocabulario y a mejorar su pronunciación.

[pull_quote_center]Se sabe que los niños vienen al mundo con la capacidad para aprender el lenguaje, pero la educación musical puede mejorar esas habilidades naturales.[/pull_quote_center]

Estas capacidades innatas deben reforzarse y practicarse, y nada mejor como la música para ello. Por eso, es normal que en los primeros cursos escolares o en la guardería, la música sea una parte esencial del aprendizaje de nuevos conocimientos.

El efecto de la educación musical en el desarrollo del lenguaje se puede observar en el cerebro. Algunos estudios recientes, han concluido que la formación musical hace que se desarrolle el lado izquierdo del cerebro, la cual está involucrada en el procesamiento del lenguaje.

Vincular canciones conocidas con nueva información puede ayudar a que los niños memoricen los contenidos nuevos.

La relación entre la música y el desarrollo del lenguaje también es socialmente ventajosa entre los niños más pequeños.

Según el Dr. Kyle Pruett, profesor de psiquiatría infantil en la Escuela de Medicina de Yale, “El desarrollo del lenguaje, con el tiempo tiende a mejorar las partes del cerebro que ayudan en el proceso musical y la experiencia musical fortalece la capacidad de ser verbalmente competente”.

nina tocando piano

 

Aumento del coeficiente intelectual (CI)

Un estudio realizado en la Universidad de Toronto y publicado en la revista “Psychological Science”, encontró un pequeño aumento del Coeficiente intelectual en los niños de 6 años de edad que recibieron clases semanales de canto y piano.

Un grupo de niños de 6 años acudieron a clases de canto y piano durante nueve meses. Otro grupo a clases de arte dramático, con el fin de detectar si la exposición a las artes en general tenía efecto en el aumento del CI. Y por último, un tercer grupo no recibió ninguna clase.

Los niños que recibieron clases de música durante el curso escolar aumentaron su coeficiente intelectual una media de 3 puntos más que el resto de grupos. El grupo de niños que acudió a clases de arte dramático no tuvo el mismo aumento en el CI, pero estos niños si mejoraron su comportamiento social, algo que no sucedió en los niños que asistieron a clases de piano y canto.

educacion musical

 

El cerebro trabaja de forma intensa

Las investigaciones indican que el cerebro de un músico funciona de forma diferente al de las personas que no son músico.

El Dr. Eric Rasmussen, presidente del Departamento de música de la primera infancia de la Universidad de Johns Hopkins, dice que “Las investigaciones indican que existe un mayor crecimiento de actividad neuronal en los niños que participan en clases de música que en aquellos que no reciben formación musical”.

El Dr. Rasmussen añade que:

[pull_quote_center]“Cuando eres músico y estás tocando un instrumento, estarás usando tu cerebro más de lo normal”.[/pull_quote_center]

De hecho, un estudio dirigido por Ellen Winner, profesora de psicología en la Universidad de Boston, y Gottfried Schlaug, profesor de neurología en la Escuela de Medicina de Harvard, encontró cambios en las imágenes cerebrales de los niños que tomaron clases de música durante 15 meses.

Los estudiantes que recibieron instrucción musical habían mejorado en la discriminación de sonidos y las tareas motoras finas. Las imágenes del cerebro mostraron cambios en las zonas del cerebro asociadas a esas capacidades.

ninos aprendiendo guitarra

 

Habilidades espacio-temporales

Algunos estudios también han encontrado una relación causal entre la música y la inteligencia espacial. Lo que significa que la comprensión de la música puede ayudar a los niños a visualizar varios elementos que deben ir juntos, como lo harían en la resolución de un problema de matemáticas.

Según Pruett, “Tenemos datos que revelan que una educación musical mejora notablemente las habilidades espacio-temporales en los niños a lo largo del tiempo”.

Estas habilidades son útiles a la hora de resolver problemas que requieren múltiples pasos para resolverse, tales como los que se encuentran en áreas como arquitectura, matemáticas, arte, juegos y especialmente, trabajo con computadoras.

nino musica

 

Mejores calificaciones

Un estudio publicado en 2007 por Christopher Johnson, profesor de educación musical en la Universidad de Kansas, reveló que los estudiantes de escuelas primarias con programas de educación musical de alta calidad, obtuvieron notas más altas (alrededor de un 20% más altas) que aquellos que tenían programas de educación musical de baja calidad.

Aparte de los resultados obtenidos en el estudio, el Dr. Johnson, destaca los efectos positivos que tiene la educación musical de calidad en los niños.

Por otro lado, Luehrisen concluye diciendo que:

“Las escuelas que tienen programas de formación rigurosos y profesores de educación musical y arte competentes, probablemente tendrán también buenos profesores en otras áreas. Cuando se da un entorno donde hay muchas personas creativas, inteligentes, trabajadoras y haciendo cosas, todas las personas de alrededor tienden a hacer las cosas lo mejor posible”.

Y esto no es todo, la educación musical también puede ayudar a mejorar la memoria. Las personas que han recibido formación musical, tienden a ser bastante buenos a la hora de recordar información verbal almacenada en la memoria.

musica bebes

 

Ser una persona musical

[quote_box_right]La música hace que el niño sea feliz, que aumente su interés por las cosas.[/quote_box_right]

La música puede mejorar las habilidades del niño en el aprendizaje y en otras tareas que no son musicales. Sin embargo, es importante entender que la música no te hace más inteligente.

Uno de los beneficios de la música es que el niño aprende a ser disciplinado, aprende una habilidad, a formar parte del mundo musical, mejora su autoestima y puede sentirse orgulloso de sí mismo, cuando logra tocar o cantar una canción.

 

Resumiendo
La educación musical tiene múltiples beneficios en el desarrollo y crecimiento del niño. La música forma parte de nuestras vidas, la radio, los anuncios de televisión, las películas, todo tiene música. Pero además, el niño puede obtener un beneficio mayor si asiste a clases para aprender a tocar un instrumento musical, o bien, clases de canto. Recuerda, que el niño tiene que estar motivado y no debes obligarlo. 
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA