Cómo tratar la fiebre en los niños

fiebre-niños

La fiebre es uno de los síntomas que más alarman a los padres. Sin embargo, la fiebre es una reacción normal y saludable del cuerpo ante las infecciones y otras enfermedades, tanto leves como graves.

La fiebre ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. En la mayoría de los casos la fiebre indica que el niño tiene una enfermedad leve.

Se considera que un niño tiene fiebre si su temperatura es de 38 C o más. Si las fiebres son altas (41.6 C) y persistentes, si son un motivo de preocupación y se debe acudir a un médico.

Sin embargo, en ocasiones una enfermedad leve como un resfriado puede causar una fiebre alta (40 C), y una infección grave fiebres más leves. Por ello, es importante estar atento a otros síntomas.

 

Causas

Por lo general, la fiebre es causada por alguna infección. Cuando hay una infección, el cuerpo reacciona aumentando la temperatura corporal, con el fin de eliminar las bacterias que provocan dicha infección.

También, puede ser causada por: infecciones bacterianas, infecciones virales, medicamentos y enfermedades relacionadas con la exposición al calor.

 

Síntomas

fiebre en niños

Cuando los bebés tienen fiebre se muestran irritables, falta de apetito, aumento de la temperatura, respiración rápida o cambios en los hábitos de comer y dormir.

Los niños que pueden comunicarse, posiblemente se quejen de sentir escalofríos, dolores de cabeza y dolor en todo el cuerpo, presentan dificultad para dormir y tienen falta de apetito.

Cuándo se debe acudir al médico

Hay ciertas situaciones en las que es necesario acudir al médico del pequeño, puesto que podría tratarse de una infección grave que necesite de asistencia médica. Debe acudir al médico en las siguientes situaciones:

fiebre en niños

  • La fiebre no disminuye.
  • Empeora o aparecen nuevos síntomas.
  • Sospechas de que el niño se pueda deshidratar.
  • El niño tiene convulsiones.
  • Aparecen erupciones en la piel.
  • Cambios en la conciencia del pequeño.
  • La respiración es poco profunda y rápida.
  • Dolor de cabeza que no desaparece.
  • Vómitos persistentes.

 

Cuidados en casa

1. En casa debemos ocuparnos de bajar la fiebre e intentar que el pequeño no se deshidrate. Para ello, tomaremos la temperatura varias veces durante el día y utilizaremos medicamentos indicados para ello. Consulte siempre a su doctor los medicamentos que puede tomar su pequeño.

fiebre-niños tratamiento

2. Si su hijo puede tomar medicación deberá tomarla durante al menos 24 horas para que la fiebre no aparezca de nuevo. Normalmente, los fármacos que se usan para reducir la fiebre son acetaminofeno e ibuprofeno, pero siempre la versión infantil y consultando con el pediatra del pequeño.

3. Para tomar la temperatura, podrá utilizar cualquiera de los termómetros del mercado. Aunque los médicos recomiendan los termómetros digitales y tomar la temperatura rectal en los bebés y niños, ya que esta es más fiable.

4. Debemos vestir al niño adecuadamente, que se sienta cómodo y con ropa ligera. Los niños no deben estar demasiado abrigados cuando están en el interior de la casa. Es suficiente si tienen una capa de ropa y se abrigan con una sábana o manta ligera.

fiebre en niños

5. Para bajar la fiebre podemos bañar al pequeño en agua tibia, pero no más de 10 minutos cada hora. Podemos utilizar una esponja para ir mojando toda la piel del pequeño y secaremos con toallas secas, nunca se deben usar toallas húmedas.

6. No use alcohol para bajar la fiebre del pequeño. Este remedio es peligroso para los niños y además sube la temperatura.

7. Para evitar que el niño se deshidrate debemos intentar que tome muchos líquidos, pero evitar los productos con cafeína, como gaseosas y té. Además, de beber agua y zumos de frutas ligeros o diluidos con agua, también se pueden preparar caldos de pollo, ya que estos además aportarán otros nutrientes al pequeño.

 

Resumiendo
La fiebre es un síntoma y no una enfermedad en sí. Debemos preocuparnos cuando además de fiebre hay otros síntomas que pueden indicar que el niño tiene una infección grave. Pero, por lo general, la fiebre aparece cuando se trata de infecciones leves que el niño superará con el tratamiento adecuado en el hogar.
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA