5 Momentos en los que las madres se sienten culpables

sentirse culpable

Cuando eres madre hay ciertos momentos y situaciones en las que puedes sentirte culpable. Sin embargo, la culpa no es mala, siempre que no sea excesiva.

Estos momentos los sufren tanto madres primerizas como las madres de familia numerosa, tanto madres jóvenes como aquellas que son mayores.

La culpabilidad ante ciertas situaciones es irremediable y más frecuente de lo que creemos. Identificar estos momentos puede ayudarte a controlar la culpa.

 

1. Dejar a tu hijo en la guardería

dejar hija en guarderia

Para algunas mujeres es inevitable sentirse mal cuando dejan a sus hijos en la guardería. Pueden sentir que los abandonan y que están siendo malas madres por ello. Pero, aunque sea una situación difícil, en muchos casos es algo irremediable.

Buscar una guardería que te dé la seguridad de que tu hijo estará bien cuidado, ayudará a reducir el sentimiento de culpa.

Tampoco es recomendable que escuches las conversaciones de mujeres que no llevan a sus hijos a la guardería. En ocasiones, estas pueden no entender tu situación y criticar la decisión de dejar al niño en la guardería. A veces, las mujeres podemos ser muy crueles y no empatizar con otras madres.

 

2. No usar pañales de tela

panales desechables

Una vecina te cuenta lo encantada que está con los pañales de tela de su bebé, cuidan su piel y además está contribuyendo a cuidar del medio ambiente. Sin embargo, tu bebé solo usa pañales desechables, te resultan más fáciles de usar y puedes cambiarlo rápidamente.

[quote_box_right]Cada familia es diferente y todas deben ser respetadas.[/quote_box_right]

No debe sentirte mal por ello. Puedes contribuir al cuidado del medio ambiente con otros hábitos como usar el transporte público, apagar la luz cuando no la necesites o reciclar la basura.

 

3. Usar la televisión como niñera

bebe viendo television

Sabes que no es bueno que tu hijo vea mucho la televisión, pero no puedes evitar colocar al niño sus dibujos favoritos mientras tú te encargas de las tareas del hogar.

Es probable que no te sientas la mejor madre del mundo haciendo esto, pero necesitas tiempo para poner orden, preparar la comida o lavar la ropa.

La Academia de Pediatría de los Estados Unidos aconseja evitar que el niño vea la televisión antes de los 2 años. Sin embargo, no hay nada de malo si lo hace en intervalos cortos (15 minutos) y siempre controlando la programación.

 

4. Biberón con leche de fórmula

tomar biberon

Has leído sobre los beneficios de la lactancia materna y sabes que es lo mejor para tu bebé. Pero necesitas volver al trabajo y no podrás continuar dándole el pecho a tu hijo, o bien, no has recibido el asesoramiento adecuado y la lactancia te resulta dolorosa. La opción más fácil en estos casos es pasarse a la leche de fórmula.

Es muy probable que te invada un sentimiento de culpa e impotencia, pero no puedes hacer nada al respecto.

Muchas madres abandonan la lactancia materna a los 6 meses y se pasan a la leche de fórmula. Esto no te convertirá en peor madre y tu decisión debe ser respetada.

 

5. Gritarle a tu hijo

gritar

En algunas situaciones, como cuando el niño hace travesuras, es inevitable alterarse y acabar gritándole. Es un impulso, del que con frecuencia te arrepientes un minuto después.

No pasa nada porque te suceda de vez en cuando, pero no debe convertirse en una costumbre. Es importante hablar con el niño para que de sus argumentos y darle la oportunidad de disculparse.

Cuando le gritas tú también puedes pedirle perdón al niño si crees que tu reacción no ha sido acertada.

Nadie ha dicho que la maternidad sea fácil y en algunos momentos podemos sentirnos culpables de nuestros actos. Sin embargo, esto no quiere decir que seamos malas madres. 
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA