24 Momentos ridículos como madre que ahora te hacen reír

Reconoce que alguna vez te has reído de una amiga que acaba de ser mamá. No es malo, los primerizos son muy graciosos, ¿o es que no te acuerdas cuando nació tu bebé? Piensa en todas las tonterías que hacías. ¿Cuántas veces le tomabas la temperatura en una noche?

 

1. Lo nerviosa que te ponías cuando tenías que manejar a tu bebé

¿Recuerdas cómo le ponías y le quitabas delicadamente esas pequeñas ropa de recién nacido? ¿Y sosteniéndola aquellas primeras semanas? Todos los nuevos padres tienen esos momentos de miedo de romperle un dedo o el brazo.

2. La cantidad de horas de investigación que echaste para saber exactamente qué artículos de bebé comprar

Cochecitos, extractores de leche, cojines de lactancia, biberones, chupetes. . . si se trataba de una compra para tu bebé, ¡había que investigar!

 

mamas-primerizas4

 

3. Lo que te asustaba cualquier erupción o mancha en la piel de tu bebé

Admítelo, escribiste erupciones y manchas en Google más de una vez porque estabas preocupada de que fue una enfermedad mortal lo que le estaba saliendo en la piel a tu bebé. Nunca pensabas que era un pequeño rocecito.

 

4. Las cosas que, en serio, buscaste en Google

Cosas como: ¿Cómo es la caca normal de un recién nacido? ¿Por qué está babeando mi bebé? ¿Los bebés sueñan? ¿Cómo es que los bebés no tienen mal aliento?

 

 

mamas-primerizas3

 

5. Cuando usabas el termómetro para comprobar la temperatura del agua del baño de tu bebé

O mejor aún, como yo, pagaste un suplemento porque la bañera del bebé viniese con el sistema de alerta incorporado que dice si el agua del baño está  demasiado caliente o frío.

 

6. La cantidad de tiempo que dedicaste al análisis de los patrones de sueño de tu hijo

¡Que levante la mano las que tenía un cuaderno! ¿Y la que realiza un seguimiento del sueño de su bebé minuto a minuto? ¿Y la que se quedó mirándolo durante horas para averiguar la fórmula mágica para conseguir que durmiese más?

 

mamas-primerizas10

 

 

7. Cuando le buscabas amigos para jugar sin importarte que tuviese 4 meses

Seamos honestos, pasaba un bien raro, pero ¿tu bebé realmente lo necesita?

8. Cuando entraste en pánico porque creías que tu hijo tardaba en gatear

. . . Y ahora no puedes conseguir que deje de moverse durante dos segundos.

 

9. Cuando pensabas era una monada que supiese decir “no”

Ya no caerás otra vez en ese error, ¿verdad?

 

mamas-primerizas2

 

10. El número de veces que llamaste al médico durante el primer año

Fueros muchos. Está bien, todas lo hicimos.

 

11. Lo obsesionada que estabas con las deposiciones de tu bebé

El hecho de que tu bebé no hubiese hecho caca en 12 horas, literalmente, te mantenía en vela toda la noche.

 

mamas-primerizas6

 

 

12. Cuando realmente pensabas que tu bebé sólo iba a comer alimentos caseros

No, en serio. Realmente me dije a mi misma que nunca iba a alimentar a mi hija con comida “de bote”. Lo que se convirtió en, bueno, sólo comida natural envasada. Que se convirtió en, bueno, éstos estaban de oferta. Lo que condujo a, qué diablos, estas patatas fritas de restaurante no está mal.

 

13. La cantidad de imágenes de vídeo que tomaste de tu hijo sin hacer nada

Tengo horas de vídeo (no estoy bromeando) de mi hija, sentada en su parque, durmiendo en la cuna, casi alcanzando un juguete por primera vez… Volví a ver algunos vídeos viejos el otro día y creo que la única acción que hizo fue sonreír en alguna que otra toma.

 

mamas-primerizas9

 

 

14. Cuando lo despertabas para comer

¿Por qué hiciste eso? La abuela tenía razón, nunca se despierta a un bebé dormido.

 

15. Cuando su primera fiebre te mantuvo despierta toda la noche

Nunca olvidaré la primera vez que mi pequeña tuvo fiebre (o lo que consideraba que era una fiebre como una primeriza) y no tenía otros síntomas. Obviamente me llamé a mi madre, a mi suegra y al consultorio del médico. Su temperatura ni siquiera pasó de 37, y el pediatra me explicó lo loca que estaba.

 

mamas-primerizas11

 

16. Las preguntas ridículas que le hacías al pediatra

¿Recuerda la lista de preguntas absurdas que llevabas a la consulta del pediatra?: ¿Está bien si mi bebé duerme con este increíblemente pequeño y ligero objeto de consuelo en la cara?” O: “¿Puede usted mirar esta imagen y decirme si su cuna se ve segura?”

 

17. Lo preocupada que estabas por los gérmenes

Especialmente los gérmenes de los niños de otras personas.

 

mamas-primerizas5

 

18. Cuando contrataste a una niñera que nunca llegó a ver a tu bebé

Tal vez dejaste al pequeño dormido antes de que llegase o cancelaste tus planes a última hora porque no podías dejar a tu pequeño con una desconocida. El resultado fue el mismo, le pagaste y se fue sin hacer nada.

 

19. La cantidad de cosas que llevabas cuando salías de casa

Pañales adicionales, botellas, fórmula, aperitivos, cambio de ropa, tiritas, toallitas húmedas, calentador portátil, etc.

 

mamas-primerizas7

 

20. Cuando pensabas que tus hijos nunca verían televisión

Si el bebé estaba en la habitación, la televisión se apagaba… al menos las primeras semana, después descubriste que era un invento genial para mantenerlo entretenido mientras por fin podías ducharte o preparar algo de comida.

 

21. Esa fiesta por todo lo alto que organizaste para el primer cumpleaños de tu bebé

Es un momento emocionante. Lo es. Pero mirando hacia atrás, te habrás dado cuenta de que tu bebé no tenía absolutamente ninguna idea de qué estaba pasando y que todos tus amigos sin hijos pensaron que estaban locos.

 

mamas-primerizas1

 

22. Lo mucho que te agobió todo el asunto guardería

Culpable de los cargos, aquí. Me agobié con la decisión de qué guardería sería la perfecta para mi primogénita. Ya sabes, para las cuatro horas a la semana con las que comenzó.

 

23. Lo mucho que te preocupaste la primera vez que salió a casa de un amiguito a jugar

Esa primera cita de juegos o fiesta de cumpleaños de retorno fue un momento difícil. Llamado a la madre de la chica de la fiesta para hablar con ella acerca de lo que las chicas estarían haciendo y haciéndole advertencias tontas sobre cómo tenía que cuidar de mi pequeña.

 

 

COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

1 Comentario

  1. Por suerte, ni mi mujer ni yo caímos en ninguno de los 23 puntos que enumeras.

    Eso sí, siempre nos hemos divertido comentando de otros padres que sí han pasado por todos y cada uno de esos momentos.

    Lo que sí he comprobado una y otra vez que solamente ocurre con el primero. Si con el segundo no pasa, no te digo con el tercero…

DEJA UNA RESPUESTA