¿Qué es la sudamina y cómo tratarla?

sudamina

La sudamina, también conocida como milaria, es un sarpullido en la piel muy frecuente en los bebés menores de un año. No es un problema grave y está producido por la obstrucción de las glándulas sudoríparas, las del sudor.

Parece estar relacionada con el calor y la humedad, pero esto no quiere decir que se exclusiva del verano. También puede aparecer en invierno si se abriga mucho al bebé. Y además, puede estar causada por la fiebre, debido a la sudoración que esta produce.

Según explica el pediatra Miguel Ángel Delgado en su web “Pediatra de urgencias”, cuando se suda mucho o hay mucha humedad la exposición de la piel al sudor favorece un incremento de la flora cutánea que produce inflamación y unas sustancias que taponan el conducto del sudor.

Como consecuencias de ello, en la piel aparecen granos pequeños que suelen ser rojos o blanquecinos y según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, afecta a las zonas donde son más abundantes las glándulas sudoríparas, como la frente, la cara, el cuello, el pecho o la espalda.

 

Tipos

El Dr. Lauzurica, dermatólogo y autor del blog “Cuaderno en piel”, explcia que existen tres tipos que se distinguen según su gravedad:

sudamina

1. Cristalina: es el tipo más leve y aparecen pequeñas vesículas llenas de líquido, son como microgotas transparentes. No producen picor y sobre todo se manifiestas en el tronco.

2. Rubra: la forma más inflamatoria. Los conductos sudoríparos se inflaman como consecuencia del calor y el sarpullido es de color más rojizo. En este caso, si puede aparecer picor.

3. Profunda: las glándulas sudoríparas se obstruyen y se infectan. En este caso, aparecen vesículas rojas y pueden resultar molestas. Es menos frecuente en los bebés y es habitual en las zonas tropicales.

 

Complicaciones

La complicación más frecuente, según apunta el Dr. Miguel Ángel Delgado es lo que se conoce como impétigo. Una sobreinfección bacteriana secundaria, de las infecciones más frecuentes en los niños.

En la piel del bebé aparecerán vesículas o ampollas que al romperse forman pequeñas costras de color miel. Esta infección es contagiosa y deberá ser tratada con antibióticos.

 

Tratamiento

La sudamina no precisa de un tratamiento específico. Es una alteración benigna y desaparecerá en unos días.

Se recomienda seguir con los cuidados habituales de la piel y evitar obstruir más los conductos de las glándulas del sudor con productos como el talco o cremas muy espesas.

[quote_box_center]En los casos en los que hay mucha inflamación se puede aplicar una crema astringente pero siempre se debe consultar con el pediatra o dermatólogo.[/quote_box_center]

 

¿Qué puedes hacer para prevenir y tratar la sudamina?

Esta afección se produce por la excesiva sudoración, por ello, para prevenir hay que evitar que el bebé sude mucho. Sigue estos diez consejos:

sudamina

1.No abrigar mucho al bebé. Comprobar con frecuencia tocándole el cuello que no esté demasiado abrigado. Si está sudando tienes que quitarle alguna capa de ropa. Las madres, sobre todo las primerizas, se obsesionan con la posibilidad de que el bebé tenga frío y realmente no necesitan mucho más abrigo que un adulto.

2. No utilizar ropa ajustada y preferiblemente que sea de algodón, ya que se trata de una fibra absorbente que permite que el bebé esté seco.

3. Mantener una higiene adecuada. Por lo genearl, los pediatras no consideran que sea necesario bañar diariamente a los bebés. Pero cuando hace calor o humedad las recomendaciones cambian y sí se aconseja bañar al bebé diariamente para que tenga la piel limpia.

4. Evitar altas temperaturas y lugares cerrados. Dentro de la casa puedes utilizar ventilador o aire acondicionado (no muy frío).

5. Para bañarlo utilizar agua tibia en lugar de agua caliente para evitar resecar e irritar la piel del bebé.

6. No usar jabón o usar uno neutro para pieles sensibles.

7. Secar al bebé con pequeños toque, evitando frotar las zonas afectadas.

sudamina

8. No exponer al bebé al sol y evitar que haga demasiado ejercicio en las horas de más calor.

9. Cambiar el pañal con frecuencia, para evitar que la zona se quede húmeda y aparezca dermatitis del pañal. 

10. Evitar el uso de crema espesas, talcos y ungüentos. Estos productos obstruyen los poros y tienden a mantener la piel más caliente.

¡Importante! Estos consejos también puedes seguirlos para tratar la sudamina en el bebé.

 

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA