¿Qué hacen estos niños para que sus madres sean felices?

madres felices

Todos sabemos que los niños necesitan dormir lo suficiente durante la noche para poder rendir y estar activos durante el día. Pero una investigación presentada en una conferencia sobre el sueño en Australia, encontró que los niños que se van a la cama temprano, antes de las 20:30, tienen progenitores más felices, un elemento clave en la familia.

Si el niño se acuesta temprano, los padres tendrán más horas para centrarse en sí mismos, ponerse al día con sus obligaciones y pasar tiempo a solas en pareja. Por tanto, además de conseguir un buen descanso para los más pequeños de la casa, los adultos tendrán también una vida más equilibrada y feliz.

Estos resultados son importantes, ya que la mayoría de los padres conoce la importancia del descanso para sus hijos, pero no conocen tanto sobre la hora a la que deberían ir a la cama los niños.

madres felices

El estudio se realizó con 3600 niños durante sus primeros 9 años de vida. Los resultados mostraron que las madres de los niños que fueron a la cama antes de las 20:30, tenían una mejor salud mental que las madres de los niños que se acostaban más tarde.

[quote_box_center]Los beneficios se encontraron en todos los niños que se iban a la cama temprano, sin importar si se dormían tarde una vez estaban en la cama o si se despertaban pronto.[/quote_box_center]

Los resultados obtenidos no son una sorpresa para algunos expertos como Conner Herman, consultora de lactancia y del sueño de los niños en un centro de Manhattan. Según Herman, los últimos momentos del día son muy intensos para la familia y los padres intentan dedicarle todo el tiempo a los hijos, pero una vez los niños se van a la cama, el resto de la noche los padres pueden dedicarse tiempo a sí mismo y sus obligaciones. En estos momentos es cuando te puedes relajar y centrarte en las últimas cosas que tienes que hacer en el día, o simplemente dedicarle tiempo a tu pareja o leer un libro.

“Todo el mundo necesita tiempo para dedicárselo a sí mismo”.

madres felices

Herman señala que cuando los niños se acuestan tarde, los padres suelen quedarse más tiempo sin dormir, con la intención de tener momentos de tranquilidad o de terminar trabajo pendiente. Pero esto, afecta a su propio descanso, ya que le dedicarán menos horas al sueño.

Cuando no se duermen las horas necesarias, es complicado tener una mente clara durante el día. Además, las horas de sueño perdidas no se pueden recuperar.

Según este estudio, irse pronto a la cama también beneficia a los propios niños. De manera, que les resulta más fácil dormirse y obtendrán el descanso suficiente para afrontar de forma activa el día siguiente.

Por otro lado, están las madres que llegan tarde a casa después de trabajar y quieren pasar tiempo con sus hijos antes de que estos se vayan a la cama. En este caso, es preferible que opten por pasar tiempo con los niños durante la mañana, a pesar de que estas son un poco más agitadas y menos tranquilas que la noche. Puedes intentar realizar algunas tareas de la mañana antes de acostarte, como preparar la ropa de los más pequeños y tener planificado el desayuno, esto te permitirá tener un momento en familia antes de que los niños tengan que ir al colegio o guardería.

Hay que dedicarles muchas horas al día a los hijos, pero también es necesario tener tiempo para uno mismo. Eso hará que estés más relajada y feliz, lo cual influirá directamente en tu familia.

madres felices

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA