Pródromos de parto, el inicio del parto. ¿Sabes distinguirlos?

Pródromos. Otra nueva palabra rara de la que no oímos hablar hasta que no nos quedamos embarazadas y es la responsable de esas carreras al hospital pensando que estamos de parto y al final no nos ocurre nada.

Los pródromos de parto son aquellos fenómenos que anteceden al parto. Son variables de una mujer a otra. Para algunas puede significar un parto inmediato, mientras que para otras puede ir el comienzo de días de preparación.

 

Qué es la fase prodrómica

La fase latente o prodrómica es la fase anterior a la fase activa del parto. Entendiendo el parto, como el momento en el que comienzan las contracciones de forma regular y una dilatación de 3 cm.

Los “Pródromos de Parto” indican que el embarazo está llegando a su fin y estos síntomas previos pueden durar de horas a días. Esto no quiere decir que cuando aparecen los pródromos se vaya a desarrollar el parto directamente.

 

prodromos-de-parto

 

Qué ocurre en la fase prodrómica

Como ya hemos dicho, esta fase previa al inicio del parto varía de una mujer a otra, es decir, tiene una duración e intensidad variables, además que no todas las mujeres sufren los mismos tipos de pródromos. Entre los más generales están:

  • Contracciones

Son unas más o menos intensas, para algunas mujeres son dolorosas, para otras no. No son las llamadas falsas contracciones de Braxton Hicks que entrenan al músculo uterino, pero tampoco son las verdaderas contracciones que tienen lugar durante la dilatación.

Los espasmos se sienten en la zona inferior del abdomen, o a veces en las ingles, son irregulares y duran entre 15 y 20 segundos, algo menos que las contracciones de parto y desaparecen igual que empezaron. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero.

 

prodromos-de-parto2

 

Normalmente aparecen al anochecer, ya que es cuando se activa la oxitocina en el organismo. A diferencia de las verdaderas contracciones de parto, estas contracciones suelen desaparecer al cambiar de posición o al descansar. Cuando las sientas, lo mejor que puedes hacer es realizar algo de actividad física para conseguir aumentar las contracciones. Por eso se recomienda hacer ejercicio al finalizar el día.

 

  • Expulsión del tapón mucoso

Como hemos dicho, las contracciones asociadas a esta etapa, ablandan y acortan ligeramente el cuello del útero y deja caer el tapón que servía de protección al bebé contra los gérmenes externos. El tapón es una sustancia de consistencia gelatinosa, que se mezcla con restos de sangre y tiene un color con tintes marrones.

A veces, podemos observar claramente la pérdida del tapón y otras la pérdida es tan paulatina que no nos damos cuenta.

 

prodromos-de-parto3

 

  • “Síndrome del nido”

El síndrome del nido es un tipo de comportamiento que desarrollamos las embarazadas al final del embarazo y por el que nos da por limpiar y organizar todo lo que se nos pone por delante. Yo no me lo creía, hasta me sentía ofendida cuando oía hablar de ello, pero me temo que es cierto.

También he de reconocer que siempre lo he tenido, embarazada o no, pero existe de verdad.

Mi consejo, no luches contra él, tan solo evita subirte a escaleras y los productos muy agresivos.

 

  • Molestias pélvicas

Como consecuencia de todo el proceso, la cabeza del bebé baja y se apoya en nuestra pelvis. Estoy provoca molestias en la zona, dificultad al caminar y mayor necesidad de orinar. Lo bueno que nos trae este movimiento, seguramente sientas alivio de tus molestias digestivas.

 

prodromos-de-parto8

 

 

Cuándo se debe ir al hospital
  • Cuando las contracciones sean regulares, independientemente del tiempo entre contracciones.

  • Cuando las contracciones sean dolorosas o aumenten de dolor.
  • Cuando rompas aguas. Si el líquido es claro y notamos los movimientos del bebé no hará falta correr, pero si son verdosas o marronáceas es importante ir al hospital cuanto antes.
  • Cuando sufras hemorragias. Manchar un poco con los primeros cambios del cuello del útero puede ser normal, pero si aumenta la cantidad del sangrado, es mejor acudir al hospital de inmediato.
  • Cuando sientas que debes ir. Si sientes que algo no va bien o estás insegura, olvida lo que puedan pensar de ti. Es mejor pasar la vergüenza que correr un riesgo innecesario.

 

prodromos-de-parto11

 

Consejos para afrontar los pródromos de parto
  • Respira profundamente

Hincha los pulmones y suelta el aire muy despacio, pero evita la hiperventilación (respiración rápida y superficial) hace que la oxigenación no sea del todo correcta y puede provocar mareo.

 

  •  No luches contra la contracción

Déjate llevar y trabaja en ella. No pienses en la contracción como en un dolor, sino visualiza a tu bebé acercándose cada vez más a la salida, y por tanto, más cerca de tus brazos.

 

prodromos-de-parto13

 

  • Hidrátate

No te obligues a comer, pero sí que es importante ir bebiendo agua, infusiones, zumos o bebidas isotónicas, lo que te caiga mejor al estómago. Si te da hambre, opta por algo ligero, no querrás vomitar con cada contracción por haber sucumbido a un antojo.

 

  • Intenta dormir todo lo que puedas

Aunque sean unos minutos. No sabes cuánto camino queda por delante, así que aprovecha.

 

prodromos-de-parto12

 

  • Aplica algo de calor o un masaje lumbar para aliviar los dolores

Esto es muy personal. Escucha tu cuerpo y no dudes en hacer lo que creas que puede ayudarte.

 

  • Busca ayuda y alguien a quien dejar a tus otros hijos

Aunque ya hemos dicho que los pródromos no son un indicador de un parto inmediato cuando comiences a sentirlos, sería conveniente avisar a alguien que pueda cuidar de ti o de tus hijos. También es momento de echar cortésmente a una posible visita incómoda.

prodromos-de-parto4

COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

DEJA UNA RESPUESTA