Los 18 problemas más vergonzosos durante el embarazo

falta-sueño-fertilidad

El embarazo es una época llena de cambios que atacan tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente. Algunas cosas nos afectan desde un punto de vista médico, otros estéticos y otros simplemente nos hacen pasar apuros.

1.Gases

Sí, las embarazadas somos un saco de gases a punto de explotar en cualquier omento. El bebé crece y nos presiona la tripa, además, de los cambios en el metabolismo y en las hormonas Todo se conjuga para crearnos digestiones lentas y pesada, con un montón de gases.

Para intentar reducir los gases, puedes caminar, para favorecer el movimiento de los intestinos y hacer pequeños cambios en tu alimentación. Evita los lácteos y algunas combinaciones de legumbres y verduras. En este artículo encontrarás todos los trucos para aliviar los gases durante el embarazo.

Los gases, aunque puedas causarte más de una situación vergonzosa y algún dolor de tripa, no van a causarte nada más.

gases-embarazo(1)

2.Melasma y línea negra (o alba)

Línea negra o línea alba es una línea oscura que nos aparece en la piel que sube desde el pubis. Las hormonas producidas durante el embarazo, aumentan el nivel de melanina en nuestro organismo, lo que provoca la pigmentación de la piel.

Este aumento de melanina provoca también lo que se llama melasma, esas manchitas como pecas que nos salen a algunas embarazadas.

Suelen salir en el segundo trimestre y suelen desparecer a las semanas de haber dado a luz.
Tampoco tienes que preocuparte por esto, no es nada malo. Intenta ponerte protección solar en la cara si tienes melasma o en la tripa cuando vayas a la playa para evitar que se oscurezcan más y sean más complicadas de eliminar.

embarazo-vergonzoso2

3.Picor de pezones

Sé que es un tópico pero es verdad. Nunca he tenido mejor escote que durante el embarazo. Pero qué es lo que ocurre, pues que ese crecimiento tan maravilloso nos estira la piel y nos la sensibiliza. Y, cuál es la parte más sensible de la zona, los pezones

Intenta hidratarte la piel todo lo posible, para hacer más elástica y te alivie esa picazón. Evita el contacto directo con ropa de lana u otros tejidos que te puedan irritar más la piel y, por supuesto, por muy monos que sean los sujetadores de encaje, mejor dejarlos a un lado durante un tipo.

embarazo-vergonzoso

El picor en los pezones no es algo que deba preocuparte, siempre y cuando no descubras secreciones sanguinolentas. En ese caso, debes consultarlo con tu médico lo antes posible.

Sé que a veces es imposible, pero ¡intenta no rascarte! Puedes hacerte daño. Cuando te pique, échate cremita o aceites e intenta pensar en otra cosa. El aceite de coco puede ayudarte.

4.Nauseas y vómitos

Aún recuerdo una cena en casa de mis suegros en la que el plato estrella era una selección de quesos. Me pase la noche en el baño, pálida y sudorosa.

Las hormonas, sobre todo los estrógenos y la progesterona, van a dejarnos tocadas durante el primer trimestre. A unas les duras unas semanas y a otras puede que superen el primer trimestre con estas molestias.

embarazo-vergonzoso1

No hay una solución para las náuseas, lo tenemos que pasar, pero existen algunos trucos, como mantenerte hidratada, añadir jengibre a tus comidas, reducir la cantidad que comes,…

Ten paciencia y piensa que es sólo una etapa que, antes o después pasará. Si ves que no paras de vomitar y tienes signos de deshidratación, debes acudir al médico.

Según el Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras, el 85 % de las embarazadas sufre de náuseas y vómitos durante el embarazo.
5. Pérdidas de orina

Sí, también eso. La pérdida de tensión de los músculos pélvicos y la presión que hace nuestro bebé sobre nuestra vejiga, nos puede causar incontinencia urinaria. Se suele dar más durante el segundo trimestre o con más frecuencia si no es el primer embarazo.

Esa risa o esa tos que te hace poner los ojos como platos porque notas que “algo se ha escapado”, no debe preocuparte (salvo por vergüenza, claro). Si no hay escozor o dolor al orinar, todo está bien.

Puede intentar controlarlo, reforzando el suelo pélvico con, por ejemplo, ejercicios Kegel.

libros-madres-3(1)

6. Disminución del deseo sexual

De nuevo, las hormonas. Pero no sólo las hormonas nos pueden hacer perder el interés por el sexo. Tampoco juegan a nuestro favor las nauseas, los cambios en nuestro cuerpo, el cansancio y todas las otras consciencias de embarazo. Si es por miedo a hacerle daño al bebé, debes saber que el bebé está totalmente protegido y no correrá ningún peligro.

Es algo totalmente normal y poco a poco te irás encontrando mejor. Habla con tu pareja e intenta que te entienda. Piensa que esto también es algo que pasará.

sexo-postparto-6(1)

7.Aumento del deseo sexual

Puede que esto sea mejor que el anterior, pero a veces puedes sentirte avergonzada, por actuar como una acosadora con tu pareja. Sí, son las hormonas de nuevo y el aumento de la circulación sanguínea.

El algo totalmente natural y, por qué no, disfrútalo. Mientras que no haya sangrados o un dolor excesivo, no debes preocuparte de nada.

embarazo-vergonzoso6

8.Los cambios de humor

Estás riendo de alguna historia que te están contando y, de repente, comienzas a llorar por… No sé, pero yo estuve así durante el embarazo. Estaba mimosa y al Segundo me irritaba por cualquier tontería, para dos Segundo más tarde, estar de nuevo mimosa.

Mi pobre marido lo aguantó estoicamente, pero me daba apuro cuando, sin motivo aparente, daba contestaciones más secas de la cuenta a la gente que me preguntaba por la calle. A veces, me venía como si fuese una adolescente impertinente. Pero calma, todo vuelve a su cauce, tras el embarazo. No inmediatamente después, necesitamos un tiempo para que las hormonas se regulen, pero todo volverá a la normalidad.

Si notas que esto cambios de humos, van más allá, coméntalo con tu medico. Tal vez estés sufriendo una depresión posparto o incluso una depresión durante el embarazo.

depresion-embarazo-6(1)

9.Granos y acné

El exceso de hormonas, sobre todo durante el primer trimestre, puede hacer que nuestra cara se llene de granitos como cuando éramos unas crías. Donde yo vivo, las abuelitas dicen que esto es un signo de que vas a tener una niña, pero claro, muy científico no es.

Puedes tratar de usar productos cosméticos aptos para embarazadas o acudir a algún experto en cosmética.

10.Sueños raros

Reconozco que, estando embarazada o no, siempre he tenido unos sueños bastante peculiares, pero los que tuve durante eI embarazo, no tienen nombre. Soñé que un bebé gigante me comía, con bebés con dos cabezas, que perdía a mi bebé no nacido y no podía encontrarlo y un sinfín de accidentes y pruebas a lo MacGyver.

No hay de qué preocuparse. Si sientes estrés o ansiedad tras despertarte, a mi me ayudaba contarle el sueño a mi pareja. Al principio me daba vergüenza, iba  creer que estaba loca, pero después hasta lo estaba deseando para echar unas risas.

embarazo-faq7

11.Hemorroides

Las hemorroides son varices o inflamaciones de las venas en el recto y el ano. Puedes notar picor, quemazón y tan vez, un poco de sangrado, además de dolor y molestias.

Las pueden sufrir cualquier persona, pero entre embarazadas es más común debido a la presión que hace el bebé en la zona. Levantar peso, o los resfriados crónicos, no ayudan.

Asientos en agua tibia, compresas frías y cremas específicas pueden ayudarte con los síntomas. Dormir de lado, o de nuevo, los ejercicios Kegel, pueden ayudarte a evitarlas. En este artículo podrás encontrar más información.

12.Sentirte gorda

Todo el mundo te dirá lo guapa y radiante que estás, pero puede que tú solo te veas gorda. No te agobies, tu cuerpo está cambiando, debes aceptarlo y no avergonzarte de ello. Ya podrás remedios para recuperar tu figura, pero de momento, disfruta de tu bebé y mira el lado positivo. ¡Vaya escote!

embarazo-vergonzoso3

13. Secreciones vaginales

Como pasaba con las pérdidas de orina, puede que vayas tranquilamente por la calle o que te estés levantando de una asiento y notes que “algo se escapa”. Algo que no es orina, sino un flujo excesivo, que casi se confunde. También es normal.

Especialmente durante el tercer trimestre, la vagina tiende a producir más secreciones. Lleva ropa interior transpirable y absorbente para ir más cómoda. Los salvaslips pueden ayudarte, pero recuerda que su uso continuado puede provocar infecciones.

Contacta con tu medico si notas picores, quemazón o si tu flujo cambia de densidad, color u olor. Pueden ser signos de infección.

14.Pérdidas de leche

Esto es muy común tras el parto, pero puede que te ocurre semanas antes de dar a luz. Eso significa que ya estás lista para tener a tu bebé en brazo. Tus niveles de prolactina, la hormona que hace que tengamos leche están más preparadas y deja su huella en tus camisetas.

Mientras que no descubras restos de sangre en las secreciones, no tienes por qué preocuparte. Puede ser vergonzoso, pero no preocupante. Para intentar disimularlo, puedes usar discos para los pezones o alguna otra protección.

8 semanas de embarazo

15.Varices vulvares

Estamos acostumbrada a las varices en las piernas o incluso en la cara, pero también podemos tenerla en la zona vulvar. Su aspecto es desagradable, como ya sabemos, y  más en esa zona.

Suelen aparecer en el quinto mes y con más probabilidad si no es tu primer embarazo.

Intenta no llevar ropa apretada y no intentes ningún tratamiento mientras estés embarazada. Espera al menos cinco o seis meses tras el parto antes de comenzar cualquier tratamiento para eliminarlas. Las varices son solo un problema estético y no serán ningún problema mayor durante el embarazo ni durante el parto.

16.Ombligo saliente

Es otra de las causas de los cambios de nuestro cuerpo durante el embarazo. Suele darse alrededor de la semana 25 de embarazo. No a todas las mujeres se le marca por igual, depende lo tersa que tengas la piel y de lo fortalecido que tengas los músculos del abdomen.

Pero no desesperes, este anti-estético “botoncito” volverá a su sitio tras el parto. Si no lo hace, puede que tengas una hernia umbilical.

embarazo-vergonzoso7

17.Sudoración excesiva

Siempre he sido bastante delgadita y no muy propensa a sudar, pero durante el embarazo era una sopa. ¡Menos mal que no me pillo el verano!

Marcaba las camisetas bajo la axila a rato de ponérmela, incluso sudaba el escote, bajo el pecho y a la zona baja de la espalda. Por no hablar del roce entre los muslos.

Intentaba taparme con rebecas, pero sudaba más. Contra el sudor no hay solución, Piensa que pesas quince quilos más de lo que sueles pesar. Así que, de nuevo, paciencia.

yoga para embarazadas

18.Crecimiento de vello

Como mujer latina, siempre he tenido mucho vello en el cuerpo. Cosa que se agravó durante el embarazo. La depilación me duraba menos tiempo y empecé a notar más vello en la cara, sobre todo en las “patillas” y debajo de la barbilla.  

¿La solución? No lo sé. A mí me recomendaron no hacer nada el vello que aparecía en nuevo lugares para intentar que no arraigase. Pero no me veía fatal y me lo teñía con productos especializados.

Conclusión
Tal vez sufras alguna de estas “cositas”, pero recuerda, lo mejor estar por llegar y además, también encontrarás grandes ventajas estando embarazada.
COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

DEJA UNA RESPUESTA