Riesgos de fumar durante la lactancia

fumar en la lactancia

Los efectos nocivos del tabaco para la salud son de sobra conocidos. Cuando la mujer está embarazada no se aconseja fumar, ya que puede tener graves consecuencias en la salud del feto, como un parto prematuro, bajo peso al nacer o trastornos en el sistema respiratorio. Lo mismo sucede cuando se comienza con la lactancia materna, fumar está contraindicado.

Muchas mujeres fumadoras deciden no amamantar a sus bebés debido a factores psicológicos o presiones sociales. Esto puede explicar que los investigadores hayan encontrado que las mujeres fumadoras son más propensas a no iniciar la lactancia materna o a dejarla de forma precoz.

 

¿Cómo afecta al bebé la nicotina?

fumar en la lactanciaLa nicotina pasa a la leche materna, pero se ha comprado que no en cantidades que puedan ser tóxicas para el bebé.

Por otro lado, la nicotina que es el elemento más adictivo del cigarro, puede reducir la producción de prolactina, que es la encargada de la producción de leche.

Es decir, fumar durante la lactancia materna, puede disminuir la producción de leche y como consecuencia el bebé podría no ganar peso de forma adecuada.

La nicotina puede producir irritabilidad y alteración del sueño en el bebé, debido a su capacidad estimulante. Por eso, es frecuente que los bebés de madres fumadoras que están siendo amamantados tengan más problemas para dormir.

Se debe tener en cuenta que, el cigarrillo reduce la capacidad del cuerpo de absorber algunas vitaminas y minerales, por tanto, el bebé no se beneficia de todos los nutrientes.

[quote_box_right]Si no puedes dejar de fumar, consulta con tu médico la posibilidad de tomar un suplemento de yodo.[/quote_box_right]

Además, un estudio demostró que en las madres fumadoras se ve disminuida la capacidad para transportar yodo. Este mineral es indispensable en la función tiroidea del lactante, por ello, el tabaco aumenta la probabilidad de que el bebé presente problemas en el desarrollo cerebral.

Cuando la madre fuma, la leche será de peor calidad y el sabor puede variar en los 30-60 minutos después de fumar, lo cual puede hacer que el bebé la rechace.

También existen efectos a largo plazo. En un estudio realizado con ratones publicado en la revista Human Reproduction, se encontró que los bebés varones expuestos al cigarrillo durante el embarazo y la lactancia, tenían más probabilidades de tener problemas de fertilidad en el futuro.

 

¿Cómo afecta el humo del cigarrillo?

Sin duda alguna, el problema más grave es el humo del cigarrillo, el cual tiene más de 3800 componentes. El bebé pasaría a ser fumador pasivo, con lo cual se aumenta el riesgo de infecciones respiratorias, asma bronquial, muerte súbita y cáncer. 

[quote_box_center]¡Importante! En un estudio se encontró que, los niños que crecen en un hogar en el que los dos padres fuman, duplica el riesgo de cáncer de pulmón del niño en el futuro. [/quote_box_center]

fumar en la lactancia
El humo del cigarrillo puede tener efectos para la salud de tu hijo a largo plazo, como el asma.

Los hijos de padres fumadores se enferman con más frecuencia, generalmente por infecciones respiratorias o enfermedades relacionadas con las alergias.

Además, los bebés expuestos al humo del cigarrillo tienen 7 veces más posibilidades de morir por el síndrome de muerte súbita del lactante.

De igual manera, los cólicos del lactante son más frecuentes en los bebés cuyas madres o padres son fumadores.

Los niños que están expuestos al humo pasivo en el hogar tienen niveles más bajos de colesterol bueno, el cual ayuda a proteger contra enfermedades de la arteria coronaria. Y estos niños, son más propensos a convertirse en fumadores.

 

Si no puedes dejar de fumar, no dejes la lactancia materna

fumar en la lactanciaEs preferible que la madre fumadora siga amamantado a su bebé, ya que la lactancia materna protege al bebé de muchas infecciones e incluso puede ayudar a contrarrestar algunos de los efectos del tabaco.

Hay que tener en cuenta que siempre será mejor que la madre deje de fumar, pero cuando esto no ocurre no debe dejar la lactancia materna.

Los bebés alimentados con leche artificial, son más propensos a sufrir los efectos del humo del cigarrillo.

¡Recuerda! la leche materna ayuda a los bebés a combatir enfermedades.

 

¿Qué puedes hacer para minimizar los riegos?

Lo ideal es intentar dejar de fumar por completo, pero si lo has intentado y no lo consigues, debes tener en cuenta que:

fumar en la lactancia

1. Cuantos más cigarrillos se fuman, mayores serán los riesgos para la salud del bebé.

2. No fumar inmediatamente antes de la lactancia, intentar no fumar al menos durante las 2 horas antes de colocar a tu bebé en el pecho. Los niveles de nicotina en la leche se reducen a la mitad a partir de los 90 minutos después de haber fumado.

Si necesitas fumar es preferible que lo hagas después de las tomas, de esta manera los niveles de nicotina serán menores cuando toque la toma siguiente. 

3. No fumar en la misma habitación que está el bebé. Recuerda, el humo es lo más peligroso.

4. El olor a tabaco queda en tu ropa, manos y boca. Cámbiate de ropa antes de amamantar a tu bebé y lava bien tus manos y boca.

 

Resumiendo
Fumar durante la lactancia materna, puede causar problemas en la salud de tu bebé, como asma, existe un riesgo mayor de muerte súbita, infecciones respiratorias, etc. Aún así, si no puedes dejar de fumar es preferible que continúes con la lactancia materna, ya que esta protege al bebé contra infecciones y contrarresta los efectos del cigarrillo. 
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA