El trabajo más difícil del mundo

ser madre

El trabajo más difícil del mundo, 365 días al año, 7 días a la semana durante 24 horas, sin días libres, ni vacaciones… ¿estarías dispuesta a aceptarlo?

Quizás ya lo hayas hecho y es que sin duda alguna, el trabajo más difícil del mundo es el de ser madre.

La maternidad es difícil pero también es gratificante. Lo peor de todo es la falta de formación, ya que cada vez que nace un niño nace una madre que tendrá una gran responsabilidad para la que no se le ha formado. Da igual los libros que hayas leído y los consejos que te den durante el embarazo, las madres primerizas siempre tienen miedo e inseguridad.

Lo mismo sucede cuando empiezas un nuevo trabajo. Las primeras semanas andas un poco perdida y tienes que consultar algunas cosas con tus compañeros o jefes, pero con el paso del tiempo realizas el trabajo de forma autónoma e independiente.

maternidad

[pull_quote_right]Los niños nacen, pero las madres se hacen.[/pull_quote_right]

Hace unos días leí una frase con la que no podría estar más de acuerdo. Y es que “Los niños nacen, pero las madres se hacen”.

El día a día con tu hijo te va enseñando como actuar y como educarlo. Si es cierto, que tu niño también crece y pasa por diferentes etapas a las que tú también debes ir adaptándote y deberás seguir aprendiendo, pero como en cualquier trabajo cuando te pasan a un puesto superior.

[quote_box_center]En ocasiones, todas las horas invertidas en la educación y crianza de los hijos parecen no tener un objetivo claro y muchas veces puede que nadie te agradezca esta labor. [/quote_box_center]

buenas madres

Ser madre es un trabajo duro, al que tendrás que dedicarle muchas horas al día y lo peor de todo es que la forma correcta de hacer las cosas no está en ningún libro. Cada niño es diferente y por tanto, lo que sirva con uno es probable que no sirva con otro.

Los libros te pueden mostrar estilos de crianza y darte ciertas recomendaciones. Pero a la hora de la verdad, cuando crías a un niño tú tienes que tomar las decisiones teniendo en cuenta que será lo mejor para él. De ello dependerá su futuro y el tipo de persona que será.

La maternidad no se paga con dinero, pero ni todo el dinero del mundo serviría para pagar los momentos en los que tu hijo te da un abrazo, ríe a carcajadas o logra un objetivo. Esos momentos son los que hacen que ser madre también se convierta en el mejor trabajo del mundo.

ser madre

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA