Cómo puedo ser un buen padre y dejar de ser un incompetente

1. No te preocupes por ser un buen padre

Ser un buen padre no tiene nada que ver con sujetar al bebé de la forma correcta, con lograr que eructe, o con ser el mejor participante de una fiesta de té imaginario. Ser un buen padre comienza por ser un buen marido. Con estar involucrado en todo el proceso prenatal; así que si realmente quieres ser un buen padre asegúrate de esto.

 

Los grandes maridos se convierten en grandes padres.

 

2. Antes de tener un hijo intenta vivir tu vida tan rápido como sea posible

buen padre2

 

Muchos padres primerizos se asustan cuando tienen a su hijo, y no marchan de casa en dos años porque temen lo que le podría suceder al bebé. Es un bebé no nitroglicerina. Después de un par de semanas, sal y comienza a retomar la rutina anterior con tu mujer, tanto como sea posible.

 

Recuerda – los bebés son pequeños y viajan de forma sorprendentemente fácil.

 

3. Deja a la mami tener tiempo para ella

buen padre3

 

Mira, te estaría mintiendo si te dijera que la vida del infante es igual de importante para el padre que para la madre. Cuando viene al mundo un nuevo recién nacido el instinto de la mujer se activa, por lo que estará intensamente preocupada; siendo más difícil la labor de la mami que la de un papi. Este es el motivo por el que debes darle a ella tantos descansos como sean necesarios.

 

Tu esposa necesita tiempo para sí misma, y está tan ocupada en hacer de madre, que olvida cuidarse.

 

4. Levántate con tu mujer durante las alimentaciones nocturnas

buen padre4

 

Cuando nuestro pequeño niño comenzaba a llorar a las dos de la mañana, yo me tenía que levantar para alimentarlo, pero mi pareja también lo hacía.

 

Se sentaba conmigo y me hacía compañía, compartíamos historias sobre nuestro día, incluso hablábamos de lo mono que era el bebé… hasta que era hora de hacerlo eructar y yo se lo pasaba a él para que lo hiciera. Mi marido disfrutaba con hacerlo eructar, porque a pesar de que podía hacerlo yo por mi misma, él podía ayudar y ser parte del proceso de igual forma.

 

5. Sé cariñoso con tu bebé, especialmente a medida que crece

buen padre5

 

Los niños necesitan amor, pero no comprenden esta palabra a ningún nivel. Incluso podrías utilizar el término “falanges” porque para él, tendría el mismo significado – nada. Así que si lo sujetas y le dices, “Papi te quiere”, será mucho más significativo.

 

Aún así, sabes lo que sí pueden comprender – el contacto de cariño. Abrázalos, acurrúcalos y bésalos para que se sientan queridos. Es una forma básica de las personas expresar amor, pero algunos padres no se sienten cómodos haciéndolo. ¡Acaba con eso!

 

Un niño necesita amor, siempre, y tú tienes que poder garantizárselo. Un niño que sabe que lo quieres es un niño feliz – el tipo de niño que corre y salta en tus brazos cuando te ve.

 

6. Trata a tu hijo de la forma que querías ser tratado cuando lo fuiste

buen padre6

 

Echa la vista atrás y fíjate en cómo fuiste criado. Cómo se mostraba tu padre hacia ti y cómo no lo hacía. Cómo te educó, te animó, te criticó y te moldeó. Si tuviste un gran padre, ahora es tu oportunidad para poner en práctica todo lo que te enseño.

 

Si no tuviste un gran padre, es tu oportunidad de oro para combatir lo que tu viviste y darle a tu hijo algo mucho mejor. Es tu oportunidad para mostrarle a tu padre, y al mundo, “Esto es lo que es ser un buen padre”. Proporciónale a tu hijo amor, paciencia, comprensión y afecto que te muestre a ti y también a los demás cómo debe ser.

 

7. Nunca abuses de tu hijo. Nunca

buen padre7

 

Esto mismo debe ser aplicado a tu esposa. Nunca hay ninguna razón por la que puedas golpear o abusar de una mujer o de un niño. Es imposible ser un buen padre si les haces daño. Te quita el honor de toda tu vida, el que has tardado tanto en ganar.

 

Tampoco les insultes de forma cruel. Nunca le llames estúpido, idiota, o cualquier otro apelativo que le haga sentir mal en vez de ser un niño especial, como lo que realmente es. Haz que tu objetivo sea darle amor para aumentar su autoestima y protegerlo de posibles problemas.

 

8. Hay consejos para criar a los hijos en todas partes, pero ten mucho cuidado con la guía que sigues

buen padre8

 

Desafortunadamente, no hay una línea ni una guía oficial, no hay autoridad absoluta que nos diga cómo criar a nuestros hijos. Ni siquiera hay un libro dentro de los cientos que existen sobre ser un buen padre, que destaque encima de todos. Incluso pueden dar consejos contradictorios.

 

Así que, ¿cómo saber cuál es el correcto? No lo sabes. Así que tendrás que averiguarlo por ti mismo y decidir. Si solo lees un libro, seguramente seguirás ese método. Sin embargo, yo te recomiendo que hables con otros padres, que leas muchos libros, revistas de padres, artículos online… que consigas toda la información que sea posible antes de decidir cuáles escoger.

 

9. Disfruta por ti mismo. Todo sucede demasiado rápido

buen padre9

 

Mi hijo tiene ahora mismo 7 años, y si me preguntaras ahora mismo cómo sentí esos siete años desde que nació, te diría que me parecieron dos. Quizás dos y medio.

 

El tiempo que tienes con tus hijos vuela, así que tómate tu tiempo  para disfrutarlo. Sal del trabajo para estar con ellos. Llama y di que estás enfermo, ve al parque con ellos. Recógelos en la escuela y juega con ellos al fútbol, al baloncesto u otro deporte. Practica el voluntariado con él o ella y enséñale los valores de la vida. Tu lema será “desearía pasar más tiempo con mi hijo/hija, que en la oficina”.

 

10. Aprende qué es lo que más quieren los niños de su padre

buen padre10

 

Una vez escuché a uno de mis mejores amigos revelar qué es lo que más quieren los niños de sus padres. No les importa el tipo de trabajo que tengas, cuántos premios tengas, si diriges una industria o los estudios que tengas. Lo que realmente más quieren es: TU TIEMPO. Quieren estar contigo.

 

Los niños quieren tu atención, tu escucha, tu opinión, tu focalización – solo quieren estar con su padre. Necesitan el “tiempo del padre” y quieren estar tan cerca de ti como sea posible.

 

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA