Cómo evitar perder a tu hijo en centros comerciales

 

No hay cosa que me dé más miedo que mi hija salga corriendo y la pierda.

Uno de los días que peor lo he pasado en mi vida, fue el día que perdí a mi hija en la playa. No fueron ni 5 minutos, pero me creí morir. Había muchísima gente en el paseo marítimo, se me soltó de la mano y se escabulló entre la gente. La encontramos delante de un puesto de esos que hacen trencitas de colores.

Espero que no lo hayáis vivido nunca y, para ayudaros a no vivirlo jamás vamos a ver cómo evitar que nuestros hijos salgan corriendo.

 

 

ninos-centro-comercial1

 

 

¿Por qué se van?

 

Lo primero que debemos hacer es entender a nuestros hijo y pensar en los motivos que les llevan a salir corriendo.

 

  • Hay algo que les llama la atención
  •  

  • Se aburren
  •  

  • Les gusta correr
  •  

 

Estas tres sencillas cosas son las que nos pueden dar el mayor susto de nuestra vida. En este sentido, los niños son muy sencillos. Les gusta ser libre y su atención es muy voluble. Así que deberíamos actuar sobre estas tres cosas. Pero, ¿cómo?

 

 

ninos-centro-comercial6

 

 

 

Cómo evitar que tu hijo salga corriendo

Según los expertos, lo que mejor funciona es la secuencia: EXPLICACIÓN – ACCIÓN- CONSECUENCIA

 

  • 1. Explicación

Le explicamos a nuestro hijo que vamos a ir a un sitio con mucha gente y que necesita ir de la mano o en la sillita porque puede ser peligroso.

 

  • 2. Acción

Tras la explicación nuestro hijo puede optar por hacernos caso o, lo que más nos suele pasar, no hacernos nada de caso.

 

  • 3.Consecuencia

Si nos hace caso y se mantiene tranquilo le hacemos un refuerzo positivo: “¡Qué bien lo has hecho!”. Si se ha intentado escapar, tendremos que pasar al refuerzo negativo: “Papá y mamá están muy disgustados contigo, esto no puede volver a pasa”.

 

 

ninos-centro-comercial5

 

 

Lo más importante es que cuando intenta escapar, lo agarremos lo antes posible.

 

 

¿Qué otras opciones hay?

 

  • La filosofías “son cosas de niños”

No la teoría anterior no os ha gustado y preferís dejarles ser libres y correr detrás de ellos cuando haga falta, sabed que puede que él no entienda que está haciendo algo mal. Si sal corriendo y mamá o papá sale corriendo detrás de él, puede que entienda que están jugando.

 

 

  • Mantenerlo en la silla o en brazos

Puede que chille y patalee, pero no podemos dejarlos andar solos por lugares muy concurridos. Para mi gusto, es mejor intentar dialogar con ellos y explicarles la situación, que ese es nuestro trabajo, educar a nuestros hijos. Pero también entiendo que hay niños mucho más difíciles que otros y, amarrarlos a la silla puede ser la única opción.

 

 

ninos-centro-comercial2

 

 

  • Comprarles las correas esas como de perros

Esto es algo mío personal. Mi madre se la poni a mi hermano, era único saliendo a correr cuando menos nos lo esperábamos y nos llevamos más de un susto. Pero, a pesar que nos ahorró más de una desgracia, esas correas me dan cosa. Son niños, no perros. Pero como os digo cada madre sabe lo que es mejor para su hijo.

 

 

  • Castigos

No me considero una madre ultra liberal, con una filosofía que No al castigo. Entiendo que a veces, no hay más remedio que castigarlos sin ir a algún sitio o sin hacer algo divertido. Como ya os he dicho, entiendo que hay niños mucho más difíciles que otros, pero tampoco este método es demasiado efectivo. Según dicen, los niños funcionan mejor ante los refuerzos positivos que ante los castigos.

Ya que muchas veces no entienden el castigo. Os pongo un ejemplo. Hace poco mi hija nos dio la cena y acabo tirando el plato al suelo, mi marido se puso hecho una furia y la mandó a su habitación. Para él, evidentemente, era un castigo. Desde el punto de vista de mi hija, lo había conseguido, ya no tenía que comerse las verduras.

 

ninos-centro-comercial3 

 

 

Algunos consejos más

 

  • Mantenlo entretenido

Juega a contar gente con gorra o a cantar o cualquier cosa se centro su atención en ti  no en los mil estímulos que le pueden llegar en un centro comercial o en cualquier otro lugar concurrido.

Si quiere huir en el supermercado podemos proponerle ser partícipe de la compra: puede empujar el carrito o coger algunos alimentos de los estantes y ponerlos en la cesta.

 

ninos-centro-comercial

 

  • Convertirlo en un juego:

En vez de que sea tu hijo el que piense que estamos jugando a pillarlo, grítale: “’A que no me pillas!” Quizás así entienda el juego al revés y sea él el que se acerque a ti.

 

 

  • Que desfogue antes

A veces es imposible, lo sé. Pero si puedes organizarte de forma que tu hijo haya estado corriendo en el parque, en el jardín o en cualquier entorno controlado antes de ir a un centro comercial, puede cansarlo y la necesidad de correr ya la tenga cubierta.

En estos casos, tendrás que explicarles muy bien porque en unos sitios puede correr y en otros nos.

 

 

ninos-centro-comercial4

 

Conclusión
No hay un manual exacto para padres. Cada uno de nuestros hijos son distintos y cada madre sabe qué funciona mejor con cada uno de ellos. Decidas lo que decidas, seguro que es lo mejor para tu hijo.
COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

DEJA UNA RESPUESTA