5 cosas que nadie me contó sobre criar a un hijo

Muchas nos sentimos frustradas cuando no entendemos a nuestros hijos y necesitamos ayuda. Afortunadamente, uno de los últimos libros que he podido leer, “Cómo criar a un hijo: ¿Qué pueden hacer los padres para plantar la semilla en niños de 2-5 años para toda una vida de éxitos?” de la doctora Tovah Klein, puede que nos ayude a dar con la clave.

En este libro, la Dra. Klein hace un repaso del mágico mundo de los primeros años de vida de nuestros hijos e intenta dar solución a las mayores frustraciones de todo padre o madre.

La Dra. Klein es madre de tres hijos y directora del Colegio Barnard para el desarrollo de la infancia en la ciudad de Nueva York, y ha estado observando a niños durante más de 20 años.
1. Los niños no tienen noción del tiempo

educar-a-un-hijo(1)  

Seguro que como madre, habrás perdido tus nervios más de una vez, cuando, por ejemplo, tu hijo no ha entendido que tú “necesitas irte AHORA”, pero es que ellos no entienden el concepto del tiempo. Lo que probablemente no sepas que es que su cerebro aún no está estructurado para eso.

“Los niños no tienen noción del tiempo mientras están creciendo, no internalizan las actitudes de que un adulto (bueno, la mayoría, al menos) usa para controlar el tiempo, sus impulsos, expresar sus necesidades, considerar sus planes y afrontar el estrés.”Dra. Tovah Klein

Los niños viven en el presente. Así que cuando les dices: “Nos vamos en cinco minutos”, ellos lo que entienden, es que no se tienen que ir ahora mismo. También por eso, cuando les preguntas cuánto tardan, siempre responden que cinco minutos, es su referencia. Las rutinas repetitivas y el uso de un lenguaje secuencial (primero, después, entonces,…) ayudan a educar a los pequeños en el concepto del tiempo, pero no lo podrán comprender plenamente hasta los últimos años de la escuela primaria.

 

2. Viven en un mundo de poder y control

Párate un momento y piensa en cómo se ve el mundo desde la perspectiva de tu hijo. Ellos tienen poco que decir sobre lo que hacen, comen, dónde van, etc. Los padres tenemos todo el poder y el control. Entonces, ¿cómo pueden hacer un control secundario? Pues con la ropa que van a ponerse, la comida que en realidad van a comer, cuando van dormir, y lo que pueden y van a decir. Está son las áreas en las que los padres tendemos a tener más problemas con nuestros hijos.

comer-mejor_opt(1)

De acuerdo con la Dra. Tovah Klein, aprenden a tomar decisiones durante esta etapa, y los padres debemos darles todas las oportunidades de ejercer control que sean posibles.

Así que si tu pequeño te está martirizando con la ropa que quiere ponerse, pregúntale qué zapato quiere ponerse antes, el derecho o el izquierdo. Si es quisquillosa con la comida, asegúrate de que siempre hay algo que le gusta en el plato. Dale algunas opciones, pero no demasiadas, eso la ayudará a creer que tiene el control de la situación.

“Garantizo que si ves la paternidad como un juego de control, donde tú, como padre, tratas de ejercer todo el control sobre tu hijo, entonces tendrás que seguir subiendo el nivel de control. Y el niño, con el tiempo, continuará la batalla, luchando mientras trata de mostrar, cada vez con mayor fuerza, qué es, lo que puede hacer o lo que necesita de ti.”Dra. Tovah Klein

 

3. La felicidad no viene de intentar hacerlos felices

Suena obvio, pero los niños son más felices cuando se sienten seguros. Por lo tanto, cuando se acaban sus cereales favoritos, la reacción inmediata puede ser la de salir corriendo a comprar más. Pero si nos compadecemos de ellos, les mostramos que pueden sobrevivir a la situación. Al ayudarles en la adversidad, se les muestra que pueden manejarla y, en última instancia, les enseñará a ser más fuertes.

“Un poco de empatía y reconocimiento allanan el camino… Y ayudan a los niños a entender lo que sienten etiquetado la emoción.”Dra. Tovah Klein
4. Necesitan caerse y aprender a levantarse

Mientras que unos padres pintan un mundo perfecto para sus hijos, un mundo sin golpes ni heridas, sin fracasos ni derrotas, los niños necesitan caerse para aprender a levantarse. Los fallos y errores, enseñan al pequeño a luchar contra la adversidad, ser flexibles y a desarrollar sus pasiones.

ayudar-a-los-hijos(1)

 

5. Lo que nos vuelve locos ahora, era lo que queríamos antes.

La independencia de tu hijo, su curiosidad, obstinación, persistencia, e incluso su pasión, te pueden volver loco. Estos rasgos, que antes deseabas para tu hijo, ahora hacen que parezca que tu hijo no te escucha. Pero, según la doctora Tovah Klein, son rasgos que hay que inculcar en los hijos, ya que estos son los rasgos que les permitirán prosperar en el futuro.

No olvides...
“Crecer y desarrollarse va de fobias, equivocaciones, adversidades, caídas y cometer errores. Un niño no puede evolucionar si no se ha equivocado y desarrollado una actitud de ensayo-error … Si nunca te has caído y vuelto a levantarte, jamás correrás riesgos, y la vida es eso, riesgo.” Dra. Tovah Klein
COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

DEJA UNA RESPUESTA