15 cosas que nunca deberías decirle a tu hijo

hablar niños

Una de las cosas más difíciles de aprender es cómo hablar a los hijos. Es muy fácil decir algo que de el mensaje o idea equivocada. Lo que dicen los padres suelen ser verdades absolutas para sus hijos, por eso hay que prestar mucha atención a lo que se transmite.

Las siguientes frases suelen oírse en la mayoría de los hogares. Sin embargo, los expertos no recomiendan que se usen como refuerzo positivo para los niños, ya que estas podrían tener consecuencias negativas a corto y largo plazo al enviar el mensaje equivocado.

“Es importante entender que los niños son curiosos y activos por naturaleza. Hablarles con franqueza acerca de cualquier problema o pregunta que puedan tener es siempre la mejor opción”.

 

1. Estoy orgulloso/a de ti

El psicólogo y autor de “Sobreviviendo a la adolescencia de su hijo”, Carl Pickhardt, dice que no se debe hacer una declaración general de ánimo, ya que el niño puede sentirse presionado y hacer lo posible para que sus padres estén orgullosos de él. Este psicólogo sugiere cambiar “estoy orgulloso de ti” por “bien por ti”.

 

2. Buen trabajo o muy bien

La psicóloga social Susan Newman, recomienda dar una retroalimentación más específica y elogiar lo que el niño ha hecho para conseguir un buen resultado. Por ejemplo:

  • Si ha tenido buenas notas, puedes decirle “Has conseguido buenas notas, debes haber estudiado mucho”.
  • Ganó su equipo de fútbol o baloncesto, puedes elogiarle diciéndole “Me gustó la forma en que pasaste el balón a tú compañero para marcar un punto”.

 

3. Tienes que darle un buen ejemplo a tu hermano

Los hermanos mayores pueden actuar de forma incorrecta, quizás por los celos causados por la atención que se le presta al hermano más joven. Pero no se le debe pedir que de un buen ejemplo. En su lugar se puede sustituir diciéndole lo importante que es en la vida de su hermano pequeño y que será un buen modelo a seguir.

 

4. Espera a que tu padre/madre llegue a casa

hablar niños

Cuando el niño pregunta algo, o hace algo incorrecto, no se debe “pasar la pelota” y esperar hasta que llegue el otro progenitor. Esta es una frase muy popular en muchos hogares y tampoco se debe utilizar como amenaza. De esta manera lo único que se consigue es poner al otro progenitor como ejemplo de castigo y por tanto, que se convierta en el malo de la película.

Si tiene que castigar a su hijo, el castigo debe ir seguido de la acción que el niño comete. Por ejemplo, si el niño dice una mala palabra, tiene que sancionarle en ese mismo momento y no posponerla a que llegue el padre/madre.

 

5. Nunca lo olvidaré

Si el niño hace algo impensable, decirle algo como “nunca lo olvidaré” puede ser perjudicial. El niño puede sentir que todo lo que haga será recordado en su contra.

En lugar de esta frase puede decirle que lo que ha hecho está mal, pero que se intentará buscar una solución y no deberá volver a repetirlo.

 

6. Estoy avergonzado de ti

El uso de esta frase puede hacer que el niño se sienta como una desgracia en la familia. Los psicólogos Pickhardt y Kersey recomiendan sustituir esta frase por “Aunque estoy molesto/a por lo que has hecho, me encanta como eres”.

 

7. No te preocupes, todo estará bien

SI ya el niño está preocupado por algo, debe hacerle frente, no dejar el problema de lado. Quizás puede probar a decirle que estará a su lado y lo protegerá siempre. No se debe restar importancia a su preocupación y para que el niño madure debe hacerle frente.

 

8. No llores

hablar niños

Es importante animar a los niños a expresar sus emociones. Ayudarlos a reconocer sus sentimientos y tratar con ellos abierta y honestamente. Puede decirle “Sé que estas triste y todo el mundo necesita expresar sus emociones”.

Según la terapeuta Jenn Berman, autora de varios libros sobre maternidad y paternidad, el trabajo del padre/madre es ayudar al hijo a comprender qué le pasa y a enfrentarse a ello.

 

9. A tu edad es malo pensar en sexo

La inevitable pregunta “¿de dónde vienen los bebés?” es algo a lo que todos los padres se tienen que enfrentar en algún momento. No debes eludir la pregunta diciendo “te lo diré cuando seas mayor”. Es importante explicarle de una forma sencilla las dudas de los más pequeños.

 

10. Si te comes toda la cena, puedes comer postre

Si usas el postre como recompensa estás dando el mensaje inadecuado y diciéndole al niño que los postres están más buenos que los otros alimentos.

Es mejor explicarle que es importante comer sano para que el cuerpo este fuerte e intentar que de postre haya algo de fruta (manzanas, fresas, cerezas).

 

11. Porque lo digo yo

hablar niños

Esta es una frase que pocos padres se libran de decirla. Sin embargo, se debe evitar, ya que es una frase de gran alcance.

A pesar de que no siempre hay tiempo para explicar las cosas, se debe tratar de dar una explicación más detallada y no solo decir “porque lo digo yo”.

 

12. Sé que puedes esforzarte más

Este tipo de frases puede hacer que el niño se frustre y se desmotive aún más. Se debe evitar decirle constantemente que es perezoso. Este tipo de refuerzo logrará el efecto contrario al deseado.

 

13. Siempre… / Tú nunca…

Es muy común oír frases como: siempre te olvidas de colocar los juguetes o tú nunca me llamas cuando vas a llegar tarde.

Según la psicoterapeuta y autora de “Guía para educar niños de la A a la Z”, Jenn Berman dice que las palabras “siempre” y “nunca” son etiquetas que pueden marcar de por vida. Los niños se convierten en lo que le decimos que son.

En lugar de usar estas frases prueba con otras del tipo: Me doy cuenta de que tienes problemas para recordar traer a casa los libros de texto, ¿qué puedo hacer para ayudarte a recordarlo?.

 

14. Estoy ocupado

hablar niños

Con esta frase le estás diciendo a tú hijo que no tienes tiempo para él, sobre todo si la dices con frecuencia.

En lugar de decir, “estoy ocupado/a” es mejor explicarle con más detalles lo que no te permite estar con él.

 

15. Eres…

Se deben evitar las expresiones que comienzan por “eres…” seguidas de un adjetivo negativo, como por ejemplo: eres vago, eres malo, eres torpe, etc. El verbo “ser” indica un rasgo permanente, difícilmente modificable.

Si en lugar del verbo “ser” se usa el verbo “estar” o “hacer”, hará alusión a un estado transitorio en lugar de a un rasgo. Por ejemplo: Hoy estas un poco distraído, en lugar de eres torpe.

 

 

COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA