14 errores que cometemos con nuestros hijos

Como madres, nuestro principal cometido es hacer lo mejor para nuestros hijos. Lo que debemos aprender es a saber qué NO debemos hacer por nuestros hijos.

Muchas veces, nuestros deseo de darles lo mejor, de que tengan todo lo que quieran y hacerles felices, nos puede llevar a hacer cosas por ellos que, más que beneficiarles les perjudica. 

 

1. Darles caprichos solo para que dejen de llorar.

Volvemos a lo mismo, llorar y conseguir lo que quieren no es la mejor lección que les podemos enseñar a nuestros hijos. Muchas veces estamos cansadas o estamos disfrutando de una velada agradable con amigos, y nuestro pequeño decide que es un buen momento para montar una pataleta por ese juguete que acaba de ver, o por ese dulce que ya no debe comer. Sé firme. ¡Tú puedes!

 

2. Hacerles más de una comida.

La hora de la comida puede ser uno de los más tensos del día. En algún momento, todas las madres nos hemos enfrentado a un hijo al que no le gusta lo que hay de comer, y ya sabemos lo persistentes que pueden ser. Pero, de nuevo, sé firme, si has determinado que eso es lo que tienen que comer, eso es lo que hay de comer.

No te sientas tentada a prepararle otra cosa. Comer “a la carta” sólo les va a enseñar a que una pataleta lo soluciona todo y a llevar una dieta muy poco sana y equilibrada (ninguno de nuestros hijos ha tenido una pataleta porque quería comer brócoli, ¿verdad?)

 

 

NO-hacer2 (4)

 

 
3. Hacerles las tareas del cole.

Tú ya acabaste el cole, ahora le toca a tu hijo Podemos resolver sus dudas, pero no sus tareas. El objetivo de las tareas no es sólo que las lleven hechas, sino que aprendan a tomar responsabilidades y desarrollen su independencia y su capacidad de organización.

 
4. Volver a comprarles los juguetes que rompen.

Debemos reconocerlo, esas manitas que nos encanta besar, pueden ser unas manazas muy destructivas. Cuando el regalo de cumpleaños o de navidad, que llevaba un año pidiéndote, le dura una semana, seguro que hay drama, pero volvérselo a comprar es una mala idea. De esa forma, no aprende ni a cuidar las cosas, ni a darle valor a lo que tienen. Así que, de nuevo, ármate de paciencia y cariño, y explícale los motivos, para que la siguiente vez sea más cuidadoso.

 
5. Comprarles lo último en tecnología

¿Un niño de dos años con un teléfono de $600? ¿Es eso lógico? Si tienen eso con esas edades, ¿qué van a querer para su 16 cumpleaños? No se van a conformar con nada. Como madres, debemos hacerles comprender que las cosas tienen un valor, que cuesta mucho pagar y que hay cosas que no son apropiadas para niños. Aunque sus amigos lo tengan. ¿Recuerdas cuando tu madre te decía “Y si tus amigos se tiran por un puente, ¿tú vas detrás?” Vas a tener que ponerla en práctica.

 

NO-hacer 2 (3)

 

 
6. Dejarles estar todo el día frente a la tele o el ordenador.

Ya hemos comentado en otras ocasiones que las nuevas tecnologías no son propiamente perjudiciales para nuestros hijos, sino que debemos educarlos en una utilización responsable. Siempre van a querer ver otro capítulo más de sus dibujos favoritos, o jugar otra partida de su ultimo videojuego, puede que nosotras estemos intentando terminar de cocinar o queramos hacer una llamada de teléfono y estemos tentadas de dejarlos un rato más delante de la tele, pero no podemos. Recuerda, no queremos criar zombies.

 
7. Encontrar todo lo que ‘se pierde’

Los críos siempre están perdiendo cosas, y mamá siempre está ahí para encontrarlas. ¿Qué conseguimos con eso? Que no aprendan lo importante de ser organizados y que no se tomen el esfuerzo ni tan siquiera de buscar. La próxima vez que no encuentre su juguete, déjale buscarlo un ratito. Seguro que lo encuentra sin tu ayuda.

 

8. Recoger sus desastres.

Si somos amas de casa, a tiempo completo o parcial, entre nuestras tareas están la limpieza y la organización de la casa. Eso no significa que seamos las criadas de nuestros hijos. Si ensucian su habitación durante su último invento o dejan el salón patas arriba tras jugar con sus amigos, deja que recojan ellos. Con esto les estarás enseñando a ser responsables y ordenados.

 

 

No-hacer5(1)

 

9. Llevarlos a la escuela.

Es evidente que si son demasiado pequeños, deben ir acompañados de un adulto, pero si ya tienen edad suficiente, deben ir solos al cole. Eso fomenta tanto su independencia, como su interacción con otros niños. Sé que puede asustar un poco, sobre todo si tienen que usar el autobús del cole, pero a larga, será bueno para ellos, y eso es todo lo que necesitamos pensar.

 

10. Comprarles ropa de diseño.

Otra de las presiones sociales que sufrimos con nuestros hijos, viene con la ropa. Como para los adultos, la ropa de marca es un signo de estatus, pero, no perdamos la cabeza, un niño de dos años no debe tener “status”. Diferenciarlos con ropa cara, sólo consigue eso, diferenciarlos del resto y además, nos supone un gasto extra en algo que sólo les servirá durante unos meses

 

 

No-hacer7(1)

 
11. Pelear sus batallas.

¿Tu hijo ha tenido un problema con una profesora o con un compañero de clase? Nuestro primer impulso seguro que es ir al colegio y dar un golpe en la mesa pidiendo una explicación, pero debemos controlarnos. Dejémosles defenderse por sí mismos. Eso sí, estando siempre informados, por si la cosa se vuelve seria y ya sí es necesaria nuestra intervención.

 

12. Llevarles al cole todo lo que se olvidan.

Un día es el bocadillo, otro las tareas, otro el libro de ciencias…Esas cabecitas locas nunca aprenderán si no tienen que tener cuidado y preparar lo que necesitan llevar al cole porque mamá está ahí para llevárselas.

 

13. Hacer de cajero automático.

Mi pequeña es muy pequeña para tener ya una paga, pero no puede pasar por una máquina de bolas sin ponerles ojitos a todos hasta que consigue una. Y si no es eso, es llorar si pasamos delante de una juguetería. No quiero que se acostumbre. No quiero que todos los días pida algo, y de mayor, dinero. Quiero que aprenda que las cosas valen dinero y a no ser caprichosa.

 

14. Sobreprotegerles.

¡La gran lección que tenemos que aprender todas las madres! Debemos ser las guías de nuestros hijos, no las carceleras. Debemos aprender a dejarles su espacio para que puedan evolucionar y desarrollar su personalidad.

 

NO-hacer2 (1)

COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA