14 Consejos para criar a un gran lector (¡No te pierdas el 6!)

La lectura es primordial para el desarrollo del un niño y, como padres, debemos ayudarlos a desarrollar y fomentar esta actividad.

La lectura, si la enfocamos adecuadamente, no sólo es beneficiosa para su desarrollo intelectual, sino que también puede ser una manera de unir lazos y conocer a nuestros hijos. Nuestro momento especial.

1. Elige el momento perfecto

Todos tenemos en mente, como momento típico para leer a nuestros hijos, la hora de dormir. Es un gran momento para hacerlo, a algunos niños les puede ayudar a relajarse y dormir, pero puede que a otros no. Hay niños a los que la lectura les estimula mucho la imaginación y puede ser que lo que consigamos es tenerlo hiperactivo a hasta la madrugada. Si este es tu casa, busca un hecho antes de la cena, por la mañana, o cualquier otro momento en el que creas que puede ser beneficioso para tu hijo. Cada niño es distinto

 

2. Elige el lugar adecuado

Si vas a leerle en la cama, asegúrate de que no se escucha la televisión de fondo, así podrá estar centrado en el cuento, no es los ruidos de fondo. El momento de lectura debe ser un momento íntimo que le ayude a concentrarse en lo que está haciendo. Ni música, ni gente hablando, sólo tu voz.

 leer-con-niños2(1)

3. Hazlos participar

Tampoco es cuestión de hacerles un examen de compresión lectura, pero hazles preguntas que le ayuden a mantener la atención e incitarlos a crear e imaginar. ¿Y qué crees que va a pasar ahora? ¿Te está gustando? ¿Qué harías tú?

 

4. Léeles desde que hacen, ¡o incluso desde antes!

Que los bebés escuchan desde el vientre materno, es un hecho. Por eso es tan importante que escuchen nuestra voz, y una gran forma de hacerlo es con la lectura. El escucharnos, hace un efecto tranquilizador sobre los bebés, que les ayudará a conciliar el sueño.

 

Hay que leerles por placer, no sólo para que se duerman. Pero si ese ayuda, mejor que mejor.

 

leer-con-niños-em(1)

 

5. Déjales libros a mano.

Deja libros adecuados para su edad en su habitación, en estanterías que estén a su altura, sobre alguna mesa,… Así sentirán que no es algo que hacer sólo cuando mamá quiere o les obliga, sino lo verán como un juguete más, que pueden usar cuando ellos quieran.

 

6. Deja que elijan los libros

Previo filtrado, ¡claro! Debes escoger libros adaptados a su edad, blanditos para recién nacidos, bien duros para cuando crecen un poco y con pocas páginas para los prelectores, y con temas que les llamen la atención. Pero una vez seleccionados algunos, deja que tu peque te diga que libro le apetece escuchar cada vez. Sí, puede que te lleves un mes leyendo el mismo todas las noches, lo sé, pero de eso ya hablaremos más adelante.

 

leer-con-niños(1)

 

7. Hay que ser flexible

Si nuestro peque dice que los tres cerditos no eran tres, sino seis, que eran princesas y iban al cole, pues ¡así será el cuento! A parte de contentarlos, esto hace que utilice su imaginación y cree situaciones. Seguro que te sorprenden con alguna idea.

También podemos crear nosotras mismas el cuento que queremos contarles. Apoyándonos en las ilustraciones de alguno, podemos contarle un cuento que nos ayude a que fije alguna idea o explicarle alguna situación. Si empiezas con “Érase una vez” y acabas con “Colorín colorado” es un cuento.

 

Cuando los niños escuchan historias no sólo escuchan palabras, sino que sus cerebros ensayan la creación de imágenes que se asocian con esas palabras, con rimas y oraciones complejas.

 

8. Pueden repetir

Esta es otra de las ocasiones en las que no es cosa de cantidad, sino de calidad. Aunque tengan mil libros, siempre querrán leer los mismos. Como ya dije antes, quizás te pases días y días leyendo el mismo, pero esto no es malo, ayuda a desarrollar su memoria.

 

leer-con-niños-al(1)

 

9. No seas cuadriculada

Nuestra primera idea es leerles los libros que nos leyeron a nosotras, los clásicos. Pero puede que tu peque no quiera escuchar nada de ratitas presumidas, enanitos o Pulgarcitos. Seguramente, quiera historias sobre las hermanas de Frozen, Peppa Pig o cualquier otro que a ti no te guste mucho, pero la elección es suya.

 

10. No un leas cuento, cuenta un cuento

Créales un mundo mágico, tampoco te pases y los sobreexcites, pero ayúdales a ponerse en situación. Utiliza voces distintas para cada personaje, haz ruidos de ambiente o, incluso, usa marionetas para recrear escenas.

Las marionetas son una excusa perfecta para hacer manualidades con ellos. SI ellos han hecho las marionetas se sentirán más vinculados a la historia.

Si tu intención s que se duerman con el cuento, utiliza voces suaves e incluye palabras, y gestos, como bostezos, sueño, y demás. Irán calando poco a poco en su subconsciente y les ayudará a conciliar el sueño.

 

Resulta de mucha utilidad que el padre ensaye, controle y conozca muy bien el cuento que va a contar.

 

leer-con-niños-ct(1)

 

11. Controla el tiempo que estás leyendo

Es difícil determinar un tiempo justo de lectura. Algunos niños ya están cansados, o dormidos, en 5 minutos, pero otros te pueden tener en vela toda la noche. Conoce las necesidades del tuyo e intenta saber cuánto tiempo necesita. Ni demasiado, que lo haga cansarse y aburrirse, pero tampoco una eternidad.

 

12. Aprende a dejarlos ir

Me temo que en esto también deberemos aprender a separarnos y dejar que nuestros peques sean independientes. No hay una edad exacta, pero debemos aprender que debemos ir dejándolos leer de forma autónoma de forma gradual.

 

13. Aquí sí hay finales felices.

Cuando leemos a un niño, necesitaos transmitirle paz, tranquilidad y, sobretodo, seguridad. A lo largo de la narración se deben incluir emociones “negativas”, como la tristeza, el miedo o las rabias, pero siempre en un entorno “positivo” que acabe triunfando sobre el “negativo”. El final feliz les ayuda a entender que la historia ha acabado.

 

leer-con-niños-hd(1)

 

14. ¡La lectura lo tiene todo!

Si aún no estás convencida de que debes leerles, descubre cuáles son los beneficios y lo que le puedes aportar a tu pequeño al hacerlo.

    • Potencia la imaginación de los niños

 

    • Crea o consolida lazos afectivos entre madre e hijo.

 

    • Potencia su creatividad

 

    • Aprenden a escuchar, imaginar y fantasear.

 

      • Fomenta la lectura

 

    • Te ayuda a transmitirles valores positivos o ayudarlos a entender alguna situación difícil a que se tengan que enfrentar.

beneficios-de-la-lectura(1)

 

COMPARTIR
Profesora y madre de una hija. Soy una gran apasionada de la lectura y la escritura que espera ayudar a otras madres compartiendo mis experiencias, aciertos y errores.

DEJA UNA RESPUESTA