10 Cosas que tu madre nunca te dijo

madre hija

Cuando descubres que estás embarazada, en ese preciso instante, sabes que algo grande pasará en tu vida. A pesar de que lleves meses e incluso años planeándolo, ese momento es una mezcla de sentimientos, entre alegría, miedo e inseguridad.

Da igual lo que hayas leído o lo que te hayan dicho hasta ahora, cuando te conviertes en madre descubres lo que realmente significa y comienzas a entender a esa maravillosa persona a la que tú llamas mamá.

Hay cosas que tu madre nunca te dijo y que ahora comprenderás.

 

1. La hiciste llorar mucho

mujer tristeCuando se enteró de que estaba embarazada lloró de emoción. También lloró de dolor en el parto y cuando te tuvo en sus brazos por primera vez. Lloraba de felicidad, pero a veces también de miedo. Se preocupaba por ti y sentía tanto tu dolor como tu felicidad, aunque tú no te dieras cuenta.

 

2. Quería el último trozo de tarta

nina comiendo tartaElla quería el último trozo de tarta o el último bocado de cualquier plato, pero cuando vio cómo lo mirabas con ansias no se lo pudo comer. Tu mamá sabía que le haría más feliz ver cómo tú te lo comías.

 

3. Sentía dolor

lactancia-maternaCuando le tirabas del pelo le dolía, igual que cuando le clavabas esas uñas que no te dejabas cortar. También le hacías daño cuando te daba el pecho y hasta antes de nacer, cuando le dabas patadas en las costillas desde su vientre.

 

4. Siempre estaba asustada y preocupada por ti

aprender a caminarDesde el momento en que supo que estaba embarazada, se preocupaba por ti, porque estuvieras bien y por darte todo lo que necesitabas. Cuando naciste, le asustaba que alguien te cogiera en brazos y cuando comenzaste a dar los primeros pasos, le preocupaba que te cayeras y te hicieras daño.

 

5. Ella sabe que no es perfecta

mujer tristeElla conoce todos sus defectos y se exigía a sí misma más de lo que tú podrías exigirle. Quería ser la madre perfecta, pero es humana y cometió errores, de los que quizás hoy todavía se arrepiente.

Solo quería lo mejor para ti e intento hacerlo lo mejor que pudo. Dale las gracias y no le recrimines errores del pasado, tú también cometerás muchos errores como madre.

 

6. Te miraba cuando dormías

bebe dormidoDespués de que te quedarás dormida, en ocasiones de madrugada, ella se quedaba unos minutos más a tu lado mirando tu cara. Daba igual que estuviera cansada y que no hubiera dormido durante días, mirar tu rostro dormido era lo único que necesitaba en esos momentos.

 

7. Mucho más que nueve meses

reflujo en bebesDespués de nacer, ella siguió cargándote en sus brazos cuando comías, mientras limpiaba, te dormías o por el simple hecho de abrazarte y darte protección. Porque en sus brazos te sentías segura y ella era feliz teniéndote cerca. No le importaba el dolor de espalda o el cansancio de sus brazos, te cargó mucho más que nueve meses.

 

8. No había nada más triste que verte llorar

colicos-lactanteIntentaba calmar tu llanto y cuando no lo conseguía se le rompía el corazón. Para ella, verte llorar era una de las cosas más tristes que podía vivir.

 

9. Primero tú y después ella

mujer cansadaSiempre anteponía tus necesidades a las de ella. Pasaba todo el día cuidando de ti y al final del día estaba tan cansada que ya no tenía ganas de hacer nada. Más de una vez se quedó sin comer, sin dormir o sin ducharse, por atenderte a ti.

Al día siguiente, despertaba y volvía hacer lo mismo, primero tú y después ella.

 

10. Ella lo haría de nuevo

madre hijaSer madre es uno de los trabajos más difíciles del mundo. Cuando te conviertes en madre lloras, aprendes, vives momentos inolvidables, te equivocas e intentas mejorar. Sin embargo, no cambiarías nada de lo vivido, porque los hijos valen la pena y las alegrías y la felicidad que te aportan es algo inexplicable. Por eso, a pesar de todo, tu madre volvería hacerlo de nuevo.

 

No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no cambiarías por dineroPaulo Coelho
COMPARTIR
Psicóloga, madre de tres hijos. Me gusta todo lo relacionado con el arte y el pilates está dentro de mis rutinas diarias. Viajar es mi gran pasión y lo hago siempre que puedo, pero no tanto como me gustaría.

DEJA UNA RESPUESTA